En 1991, los jardineros de la primera Escuela Taller de Jaén realizamos un trabajo a pie de calle por los barrios, plazas, avenidas y calles de nuestra capital. Durante meses medimos la superficie de jardines, medianas, parterres y parques de Jaén, además elaboramos un censo enumerando todas las especies de arbustos, setos, trepadoras, reptantes, árboles y demás, que existían por aquél entonces en las zonas ajardinadas de esta capital, incluidos alcorques y macetones. Hay que resaltar que la mayoría de esas plantas aún viven en donde como plantones fueron ubicados. Rescatado de ese documento inédito, extraigo lo siguiente: “En la Plaza Deán Mazas hay aproximadamente 200 metros cuadrados de jardín en donde conviven doce naranjos amargos, cuatro aligustres japónico, dos castaños de indias, cinco álamos blancos, un cedro del Himalaya, ochenta rosales y dieciséis caléndulas.” Posteriormente fueron quitando rosales y plantaron chaparros, lantanas, verbenas y por último hiedra, mucha hiedra. Y así hasta hoy, que como ya sabemos, el alcalde faraón de Jaén ha decidido arrancar todas esas plantas, para cambiarlas por mesas, recibidores y sombrillas.