Sorpresas te da la vida, la vida te da sorpresas...”! Este estribillo de la canción inolvidable de Rubén Blades, Pedro Navaja, viene que ni al pelo para definir la situación actual de este país tan particular llamado España. Con menos cálculo que una nube, hemos visto atónitos como cesaban al entrenador de la selección española de futbol, a unos días de empezar la competición. De otra parte, el PP ha dado el salto necesario de las primarias para intentar poner orden en ese corral atufado de corrupciones y corruptelas, y están empezando a catar la dureza de los procesos democráticos y/o sucedáneos. ¿Quién nos iba a decir que aparecería ese aluvión de candidatos postulantes? Pero cuando te metes en faena es lo que pasa, aparecen las puñaladas traperas y se pasan las facturas pendientes, pues cuando se tiene mando en plaza todo fluye, sea como sea. Pero cuando ya no tocas bola, cuidado, ya no cuadran las cuentas y el colmillo se afila sin compasión. ¿Quién nos iba a decir que la selección jugara tan malamente y no se moviera ficha? “Si naciste pa martillo, del cielo te caen los clavos”.