Creo que hay que celebrar la subida que tendrá el salario mínimo para el 2018 así como las subidas que espero que se realicen en el 2019 y 2020. Lo que no comparto son las condiciones que se han puesto para que los incrementos de los dos últimos años se lleven a cabo. No porque no se puedan cumplir sino porque el gobierno, por tanto también el partido que representa, no ve otra forma de que crezca la economía española si no es con salarios bajos. Lo ideal es que no existieran esas condiciones, por ser solo de contenido ideológico, y que fuera acompañado de un programa de inversión en investigación destinada a fomentar empresas que sus productos impliquen un alto grado de productividad y salarios más elevados.

También hay que destacar el efecto positivo que va a tener en la recaudación de la Seguridad Social. En algunos medios de comunicación resaltan que en este año será aproximadamente de treinta y dos millones de euros. Reitero que es una buena noticia, pero nadie habla de que se va a congelar la base de cotización máxima y eso supone que no se recaudará mucho más del doble de lo que se ingresará por el incremento del salario mínimo. Juzguen ustedes la ganas que se tiene de arreglar las pensiones por la vía de ingresos. Creo que pocas.