Pienso que la “participación social” se instrumentaliza en las organizaciones que surgen de la sociedad civil que quieren intervenir de manera activa en las decisiones y acciones de los gobiernos por considerarlas injustas. Se puede diferenciar de la “participación política”, que, en general, tiene carácter representativo y ejecutivo.

Dice el artículo 9.2 de la Constitución Española de 1978 que “corresponde a los poderes públicos promover las condiciones a fin de que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en los cuales se integra sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten la plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social”.

Si nos atenemos a esta sencilla distinción de los dos tipos de participación que he hecho y al artículo 9.2 de la Constitución del 78, las Plataformas Ciudadanas tienen como finalidad influir sobre la toma de decisiones de nuestros respectivos gobiernos a través del ejercicio de la presión social y política.

Esto lo saco a colación porque algo relevante se está moviendo en la provincia de Jaén. La concienciación social de las necesidades de la gente por fin emerge en forma de Plataformas Ciudadanas. Los aceituneros altivos estamos hastiados de esperar soluciones a problemas enquistados en el pasado. La marabunta reivindicativa de otras provincias nos arrastra y nos obliga a reflexionar y actuar ante la insuficiente respuesta de nuestros gobernantes. Las Plataformas se multiplican, unas ya están en marcha y otras iniciándose, algunas defiende la globalidad de la provincia como “Jaén merece más”, otras se centran en problemas sectoriales como: la “Plataforma en defensa del ferrocarril en Jaén”, la “Plataforma por la A-32, autovía de Linares-Albacete”, la “Plataforma ciudadana por la defensa de la sanidad pública y de calidad en Jaén”... y aún faltan algunas más por crear como la “Plataforma por la Ciudad de la Justicia de Jaén” (en la actualidad sigue la dispersión irracional y costosa de las siete sedes judiciales de la capital en torno a la Audiencia Provincial).

La Plataforma “Jaén merece más”, el día 23 de enero, presentó “in situ” a los grupos políticos del Parlamento Andaluz los 58 incumplimientos de las respectivas Administraciones, en demanda de una discriminación positiva con la provincia de Jaén. Ahora nos corresponde tener clarividencia para no ofuscarnos en la discusión de que la Inversión Territorial Integrada sólo sea para Linares y su Comarca y no para toda la provincia; eso sí, la celeridad de la respuesta debe estar en función de la mayor gravedad del enfermo, considerando que la situación es grave para todo el territorio. Nos urge llegar a acuerdos concretos por el bien común de la totalidad de los jiennenses y no entrar en debates estériles que sólo benefician a los que tienen el deber de dar respuestas.

Las Plataformas Ciudadanas globales y sectoriales son complementarias y no incompatibles como intencionadamente algunos dicen con razones espurias; por lo tanto, ninguna sobra. La esencia de la democracia se fundamenta en la participación activa de los ciudadanos a través de los partidos políticos, los sindicatos, las asociaciones profesionales, científicas, culturales, vecinales... y, por supuesto, en los “movimientos sociales” en los que se concentra la fuerza cívica y los intereses transversales del pueblo.