De los más de quinientos años que tuvo de vida el adelantamiento, solo nos interesa el período comprendido entre 1231 a 1495. Entre la conquista de Don Rodrigo Jiménez de Rada y la toma de Granada por los Reyes Católicos. Iznatoraf o Torafe significa castillo y asentado sobre la Loma de Úbeda. Fue Fernando III el Santo el que conquista la Villa que pasa a depender el Arzobispado de Toledo con don Rodrigo Jiménez de Rada. En la actualidad la villa solo tiene 86 km2 de superficie y una pedanía que conserva Bardazoso. Iznatoraf dependía del Arzobispado de Toledo y así lo hace saber El Rey Don Fernando cuando escribe al concejo que todo lo que recauden son del señorío con todos los pechos y derechos. Una pedanía de Iznatoraf llamada La Moraleja le fue concedido el privilegio de Villa por el Arzobispo don Pedro Tenorio, dándole fuero, ordenanza y mercado, denominándose Villanueva del Arzobispo, más tarde el arzobispo don Alonso de Acuña Carrillo segrega de la jurisdicción de Iznatoraf la aldea Torre Mingo Pliego y la hace villa con el nombre de Villacarrillo. Lo que confirma la importancia de Iznatoraf que antes que le segregaran sus pedanías tenía una superficie de más de 410 km y era Cora o Medina.