No esperar es la mejor forma de recibir; porque todo aquello que te encuentras sin esperar supera cualquier expectativa. Es cierto que todas las cosas y momentos puede que estén demasiado socializados, enmarcándolos en unos contextos que en determinadas ocasiones exceden y sobrepasan la importancia que nos pueda parecer el hecho en sí, y ejemplo de ello es que el otro día fue el día mundial de Star Wars ¡y yo sin saberlo! Pero lo que es irrefutable es que nadie debe valorar el peso de esa importancia; lo que para mí puede significar un simple gesto, puede alcanzar en otra persona el valor suficiente como para hacerlo destacar en un día y convertirlo así en especial. A lo largo de mi vida he ido apreciando el significado de esos días que se convierten en especiales; antes no daba importancia a hacer cualquier cosa, me parecía fácil encontrar el momento para hacerla especial; hoy lo especial es darle importancia a todas la cosas que puedo hacer.