En estos días la Virgen de la Cabeza ha llamado nuestra atención como cada año. El cerro del Cabezo está de gala. Andújar y, por lo tanto, toda la provincia se enorgullece de haber vivido esta romería, una cita llena de devoción y belleza que es catalogaba como una de las más antiguas del país. Por eso aprovechando la coyuntura, el artículo de hoy es una petición. Permítanme que les haga una petición muy especial para algo tan importante como es nuestra provincia. Para ello les pregunto: ¿Qué pasaría si cada uno de nosotros fuéramos por un día embajadores de nuestra tierra? Imaginen que eligen un monumento y cuentan con sus palabras cómo es, qué les gusta y, sobre todo, por qué alguien de fuera debería venir a conocerlo. Es un gesto sencillo y, a la vez, muy potente. Ya saben que soy un enamorado de mi tierra y creo que todos tenemos la responsabilidad y la oportunidad de llevar Jaén en el corazón y además contarlo. Seamos, pues, embajadores de lo nuestro, no esperemos a que los demás hablen bien de nosotros o vengan a conocernos. Y permítanme que juegue con algo que todos conocen: El futuro está en nuestras manos a un solo clic. Andaluces de Jaén, embajadores altivos.