Y el premio del I Certamen Internacional de poesía del Diario JAÉN es para... ¡un hombre! No hay sorpresa, nada nuevo bajo el sol. Uno más, como el resto de premios literarios de este país, prefiere el sentimiento, la ética y la estética masculina frente a la femenina. Como muestra el estudio de la Asociación Genialogías, el 82% de los ganadores de los premios públicos de poesía en los últimos 100 años han sido hombres. Una marginación cultural, que es el marco del pensamiento que justifica la violencia social contra las mujeres. La poesía aprendida y valorada es la de los hombres donde las mujeres solo son los objetos poéticos. Pero hay muchas voces que han pasado a ser el sujeto de sus versos. A cargarlos de sentimiento, sutileza, e ironía. A desmontar el amor romántico y denunciar la sumisión histórica. A poner palabras a otra sentimentalidad. Un ejército resistente y poderoso que sabe que quien no tiene nada, nada tiene que perder. Aunque para algunos sea como decía el poeta Samuel Johnson en la “Habitación Propia” de Virginia Woolf, que una mujer poeta es como un perro bailando sobre sus patas: “no lo hace bien, pero es sorprendente que lo haga”. El ejército de mujeres poetas ya está aquí.