• EN SEPTIEMBRE. <i>Vista de la Asociación de Vecinos de la barriada de Santa Ana.</i>
    EN SEPTIEMBRE. Vista de la Asociación de Vecinos de la barriada de Santa Ana.

El cambio de aires de la sede de la Asociación de Vecinos de Santa Ana, que estaba previsto comenzara la semana pasada, sufrió un pequeño retraso. No obstante, el lunes comenzaron las obras en el edificio, que, básicamente, consisten en una serie de arreglos tanto en la estructura como en la cubierta del mismo.

Asimismo, el presidente de la asociación, Alfonso Gea, anunció que la intervención comenzaría el pasado jueves. “Eso es lo que nos han dicho desde el Ayuntamiento, puesto que terminaron las obras en la asociación de Las Américas”, indicó el responsable. No obstante, una serie de inconvenientes retrasaron el inicio de la reforma, que ya va viento en popa. En este sentido, supone el fin a cinco años de espera. Al menos, así lo puso de manifiesto Gea, que muestra su satisfacción por unas obras más que necesarias para las instalaciones de la asociación de vecinos de la barriada de Santa Ana.

La reforma, que se centra en la estructura y la cubierta del edificio, permitirá desarrollar nuevas actividades en la asociación, así como retomar otras que se venían haciendo y, por la problemática que presentaba la sede, tuvieron que dejar aparcadas. Asimismo, desde la asociación de vecinos lanzan un mensaje a los ciudadanos. “Por fin han empezado las obras en nuestro local social, iremos informando según vayan avanzando”, asegura la junta directiva en un escrito, que continúa: “Esperamos que todo quede por fin solucionado y podamos poner punto final a estos cinco años anteriores que hemos pasado”.

Además, no se olvidan de agradecer a los socios el apoyo recibido tanto a este proyecto como a todos los que se proponen desde la Asociación de Vecinos de Santa Ana. “De esta manera vamos avanzando siempre”, finaliza la junta directiva.

Asimismo, se trata de un reforma que responde al compromiso que el mismo alcalde de Linares, Juan Fernández, adquirió con los vecinos de la barriada antes de las elecciones municipales de 2015. De hecho, así lo transmitió el propio regidor.

NUEVO CURSO. Septiembre supone el reinicio de las actividades en la Asociación de Vecinos del barrio de Santa Ana. La reforma del local social frena el desarrollo de todas ellas, que se reanudarán, según anuncian desde la misma, en el mes de septiembre. “Debido a las reformas en nuestra sede, informaremos sobre el comienzo de las actividades en septiembre”, señala el presidente de la asociación vecinal, al mismo tiempo que pide disculpas por las molestias que puedan ocasionar a los socios participantes en dichas actividades. Aún así, el motivo hace que, de cierta manera, se olviden todas las penas, y es que tras cinco años de problemas, parece que por fin se ve la luz al final de un túnel que, para el presidente de la asociación de vecinos, ha durado demasiado tiempo.

En definitiva, se trata de una reivindicación casi histórica que ya ha encontrado solución. Las instalaciones de la asociación renuevan su estructura, así como la cubierta, que estaba gravemente afectada. Otros problemas como una charca cercana a la barriada, también fueron resueltos por el Ayuntamiento.