• MARIANA PINEDA.<i> Los más pequeños disfrutan de la fieta de despedida en el recinto ferial del Parque Multiusos del Pisar.</i>
    MARIANA PINEDA. Los más pequeños disfrutan de la fieta de despedida en el recinto ferial del Parque Multiusos del Pisar.

San Agustín se termina y las caras largas regresan a los rostros de los linarenses, que ven con pena como su feria se va. Un espectáculo de fuegos artificiales puso el punto y final a las actividades que se organizaron con motivo de la Real Feria y Fiestas de San Agustín. El Parque Multiusos del Pisar sirvió como escenario para ver cómo el cielo se volvía de colores. Solo queda la certeza de que el año que viene, la querida feria de Linares volverá, si cabe, con más fuerza. En esta misma línea, la clausura de la feria estuvo llena de actividades para todos los gustos y públicos posibles.

Asimismo, desde bien temprano, el deporte ocupó la programación de la feria. A las diez de la mañana, los pequeños aficionados al baloncesto se disputaron el Trofeo San Agustín en las inmediaciones del complejo polideportivo San José. Además, en las horas centrales de la mañana los niños fueron los protagonistas, ya que participaron en una serie de juegos tradicionales organizados por La Escalera Animación en la Feria Infantil, a los pies de la Fuente del Pisar.

La fiesta de despedida de la feria se celebró también en el parque, a las doce de la mañana. Allí, todos los asistentes disfrutaron “de lo lindo” con los juegos, bailes, canciones y actividades preparados, también, por el equipo de profesionales de La Escalera Animación. Las altas temperaturas del último día de feria hicieron casi indispensable la fiesta del agua y la espuma que, a la vez que sirvió como una actividad divertida, también palió los efectos del calor.

Lo que está más que claro es que los protagonistas del último día de feria fueron los más pequeños, que volvieron a tener una cita con el baloncesto a las tres de la tarde. No obstante, se trató de una feria de y para todos, donde tanto niños como mayores fueron partícipes de una programación a medida para todos los públicos. Las verbenas hasta altas horas de la madrugada, la diversión para los jóvenes, la fiesta, las atracciones y las actividades deportivas. Todo esto consiguió lo que, al final, ha cosechado la Feria de San Agustín, un rotundo éxito para repetir.