“Este año, llevamos casi
Antonio Palomares
Junto con tres compañeros, Antonio Palomares introdujo una gran iniciativa en el mercado tecnológico: Bracelit. Este dispositivo es una pulsera con un chip que funciona al igual que una tarjeta de crédito

Nuevas iniciativas llegan al mercado con alma jiennense. Antonio Palomares, de Santiago Pontones, junto con sus tres compañeros: José Antonio López, Javier Canas y Valentín Pedrosa, crearon una idea innovadora, “Bracelit”, una pulsera con un chip electrónico con el que se evita realizar pagos en efectivo en acontecimientos como festivales o ferias muy concurridas. Un proyecto que, según Palomares, tiene un gran futuro en España.

—¿Cómo surgió la idea de crear la herramienta Bracelit?

—La idea se le ocurrió a uno de mis compañeros, Javier Canas, mientras estaba de eramus en Praga, donde vio que en un pub se utilizaban una especie de tarjetas de crédito que solo servían para pagar dentro del establecimiento. Era como un sustitutivo de los tickets. Y, como él es teleco y sabía que tipo de tecnología se usaba para eso y los dispositivos que había, nos lo comentó al resto de mis compañeros y a mí por si nos interesaba trabajar juntos. Esto fue hace casi dos años, y el primer evento más serio que hicimos fue en un pub de Granada, en mayo del año pasado. Además, en la Feria de Granada también llevamos una caseta. Después de esto, también estuvimos en algún acto pequeñito. Lo último más grande fue en la Feria de Úbeda y, en este momento, vamos a la Feria de Almería para prepararlo también.

—¿Cómo funciona el sistema?

—Principalmente, trabajamos en eventos de ocio: fiestas, festivales y ferias sobre todo. Lo que solemos hacer es que la pulsera se usa mediante un chip electrónico. Es decir, tú llegas a las barra y alguien del personal encargado de recargar las pulseras con una PDA (asistente digital personal) que nosotros les facilitamos le introduce el saldo que has pagado. Así, una vez tengas saldo en la pulsera, puedes pedir las consumiciones que quieras. Tres copas, dos cervezas y un bocadillo. Y el camarero, con otra PDA, la acerca a la pulsera y descuenta el saldo. También se pueden introducir datos personales en el sistema por si se pierde para saber de quién es, para ponérsela a niños y que tenga la identificación de sus padres y datos de contacto por si se pierde el niño...

—Es un objeto que ayuda a sentirse más seguro en un sitio concurrido con respecto al dinero, ¿no?

—Claro, pero no solo con respecto al dinero, sino también los menores. Además, facilita mucho las transacciones y pagos, porque todo el dinero se centraliza. Para el organizador del evento o el dueño de la caseta que es nuestro cliente tiene muchas ventajas, porque la aplicación les da información donde se recoge todo lo que ha pasado en el local: qué consumo hay, qué camarero trabaja más o menos, qué aforo tiene en cada momento... Todo esto se puede ver porque la pulsera, con cada movimiento que realiza, desprende toda esta información.

—¿Sepuede personalizar la pulsera?

—Sí, todo es completamente personalizado. Les adaptamos la aplicación, las pulseras las creamos con las características del local... nos encargamos de todo. Hasta de que cada camarero tenga su propio usuario para poder identificar los turnos en los que ha estado trabajando y lo que ha hecho. El TPV (terminal de punto de venta) también lo añadimos personalizado a los productos que tenga el negocio, ya sean comida o bebida. La aplicación es muy fácil de usar, es muy intuitiva. El camarero lo único que tiene que hacer es acercar la pulsera a la PDA y en la pantalla le aparece un listado de los productos que tienen disponible. Es una forma, además, de controlar el stock, porque saben lo que gastan de cada producto.

—Cuando contratan Bracelit, ¿es para solo un uso o para prolongarse en el tiempo?

—Puede ser de las dos formas. Nosotros, en pubs y discotecas lo instalamos para varios usos. La pulsera, además, está creada para ser utilizada más de una vez, es de quitar y poner. En estos casos, normalmente, cuando se recarga el saldo hay un periodo para consumirlo. En una feria o festival de música, que son aconteciminetos puntuales, cuando se recarga, solo sirve para ese determinado momento. La pulsera, además, es gratuita para los usuarios. Es como cuando se pide un ticket, que no se cobra por el valor del mismo, sino por la recarga.

—¿Tenéis pensado atribuirle alguna función más a la pulsera?

—Sí, estamos empezando a trabajar con hoteles y con ayuntamientos, en concreto, con el de Bedmar. Nuestro objetivo es ponerla en estos sitios porque la pulsera también puede funcionar como una llave. Le estamos intentando incorporar esas función tanto para las puertas del hotel, como para las instalaciones que pueda haber en un recinto municipal. Así, la pulsera podría servirle a todos los vecinos de la ciudad para acceder a todos los sitios. Además, acercando su propio móvil a la pulsera, los usuarios se pueden mantener informados de todo lo que pase en el municipio, ya que nosotros damos acceso al ayuntamiento a la aplicación para que publiquen todas las novedades importantes.

—Entonces, ¿se ampliaría el rango de actuación de la aplicación móvil?

—Sí, ya que la aplicación que hacemos nosotros es solamente para los trabajadores y empresas que nos contratan. Lo que tenemos es, realmente, una aplicacion web que es lo que el usuario ve cuando acerca su móvil a la pulsera. Por ejemplo, si están en un concierto y la persona acerca ambos dispositivos, le puede aparecer la canción que suena en ese momento. Así que, aplicado a un municipio, podría aparecer información acerca de cuándo son las fiestas del pueblo o cualquier otro dato de utilidad para la población.

—¿Qué repercusión tiene en este momento Bracelit en el mercado?

—Estamos creciendo bastante. Este año llevamos casi 40.000 usuarios con pulseras en los distintos eventos y bares que nos han contratado. Por otra parte, también registramos un aumento económico con respecto al año pasado y estamos pensando en muchas cosas nuevas que podríamos hacer. Asimismo, hemos recibido ya varios galardones. Entre ellos, ganamos el concurso de emprendimiento de la Universidad de Granada; el concurso Yuzz, que organiza el Banco Santander; fuimos seleccionados por la Escuela de Organización Industrial para participar en los programas de aceleración, así como en la Fundación Cruzcampo.

—¿Costó entrar en un mercado tan competitivo como el tecnológico?

—Siempre es complicado, porque la idea que tuvimos no se ha visto antes. Hay muchos clientes que no la conocen y tienden a tener cierta reticencia a la hora de contratar nuestros servicios por primera vez, porque les puede generar dudas sobre el dispositivos. Pero todavía no hemos tendido ningún problema. Además, todo el que dio un paso y nos contrató quedó muy contento y repite. Todos nuestros clientes repitieron al año siguiente. A esto se suma que, cuando hacemos una caseta en una feria una vez, en la siguiente edición nos llaman cinco. Somos muy serios con el servicio que ofrecemos para que el cliente quede satisfecho.

—¿Cómo ha aceptado la provincia jiennense a Bracelit?

—En Jaén el recibimiento de la pulsera está siendo buenísimo. Además, es una de las provincias donde más trabajamos. Hemos hecho la Feria de Úbeda, Feria de Baeza, estamos negociando con el Ayuntamiento de Bedmar para que todos los ciudadanos tengan la pulsera y ahora también nos vamos a dirigir a la Feria de Jaén, donde queremos hacer alguna caseta con la que estamos hablando. En Andújar también nos encontramos negociando con una empresa importante de hostelería para implantarlo allí. También hemos hablado con los ayuntamientos de Jódar y Villacarrillo, pero esto está pendiente de ser cerrado.

—Os centráis más en España, pero ¿buscáis la internacionalización?

—Sí, de hecho ya hemos tenido un contrato en México, que fue el país donde empezamos con la idea de los hoteles. A esta empresa le hicimos un software a medida. En Mayorca también gestionamos pulseras para unos 3.000 niños que fueron de viaje de fin de curso, a quienes se les metió en la pulsera sus datos médicos, por si había alguna urgencia, y una recarga de saldo para las actividades. Así, ninguno de ellos tenía que llevar dinero en efectivo y sus padres pudieron controlar lo que gastaron durante el viaje.

Beneficios del sistema Bracelit

La pulsera de Bracelit funciona con la tecnologíoa “contactless”, lo que proporciona una mayor comodidad tanto a los empresarios como a los usuarios a la hora de pagar por un cierto producto y, además, se reduce el tiempo de espera a la hora de adquirir algo y pagar en la barra, ya que solo se necesita un simple gesto de acercar la pulsera a un dispositivo adaptado. Antonio Palomares destaca la variedad de usos que puede tener la pulsera y que, actualmente, su equipo trabaja en darle forma a nuevas ideas.