• SURO 5. <i>Vista genérica de los terrenos de Vaciacostales, donde se prevé la construcción de un centro comercial.</i>
    SURO 5. Vista genérica de los terrenos de Vaciacostales, donde se prevé la construcción de un centro comercial.

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) recoge la publicación, por parte de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, de la aprobación definitiva del sector SURO 5, Vaciacostales, de la revisión del Plan General de Ordenación Urbanística de Jaén. Una medida que supone la ratificación por parte de la administración andaluza a la corrección urbanística de los obstáculos que impedían la construcción de una gran superficie de carácter minorista. Un proyecto para el que el Ayuntamiento y Hacienda Las Cuevas, propietaria de los terrenos, aprobaron, en julio de 2010, un convenio urbanístico para el centro comercial que primero se denominó Santo Reino y luego cambió a Puerta de Jaén.

De esta forma, la administración resuelve, en cumplimiento de la disposición primera de orden de 3 de octubre de 2014, la aprobación definitiva de manera parcial del Plan General de Ordenación Urbana de Jaén, a reserva de la subsanación de lo que estipula como “simples deficiencias”, entre las que se encuentra, por ejemplo, el hecho de que se refleje en la planimetría del documento técnico la clasificación de suelo no urbanizable de especial protección por legislación específica que posee el suelo de dominio público hidráulico delimitado, y excluir la superficie afectada de la del sector de suelo urbanizable ordenado, o incluir la zona de servidumbre y de policía del dominio público hidráulico, en este caso “por coherencia con el documento del PGOU de Jaén aprobado”.

El boletín de la Junta de Andalucía también recoge en el apartado denominado “Condiciones de desarrollo del área” que entre los objetivos está el de dotar a la ciudad de instalaciones comerciales en gran superficie de carácter minorista, así como cerrar de la forma más correcta posible zonas de suelo de difícil aprovechamiento, y aportar dotaciones complementarias que cubran las nuevas demandas urbanas generadas. Además, concreta que se trata de cerca de 160.000 metros cuadrados de superficie bruta, de los que el 67,50 por ciento de la edificabilidad será para una gran superficie minorista. Con respecto a los plazos de ejecución, la promotora tiene un año para la presentación del proyecto de urbanización, y se estipula otro año desde que se apruebe para el inicio de las obras, que tienen que estar concluidas en 18 meses desde la firma del acta de replanteo e inicio de las obras. Con respecto a la edificación, el documento concreta que, como contarán con un plazo de 24 meses, mientras que para la puesta en uso de las edificaciones la empresa promotora tendrá un máximo de ocho meses desde que concluya la edificación.

Por último, y al encontrarse el sector SURO-5 dividido en dos partes que separa el dominio público hidráulico del cauce del Arroyo Turbio, clasificado como suelo no urbanizable de especial protección por legislación específica, considera que todos los proyectos derivados del desarrollo del planeamiento se deben comunicar previamente al organismo de cuenca para el análisis de posibles afecciones a esa zona arqueológica.