• <span style="text-transform:uppercase">PATRIMONIO</span><i>. Basílica de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda, ciudad Patrimonio de la Humanidad.</i>
    PATRIMONIO. Basílica de Santa María de los Reales Alcázares de Úbeda, ciudad Patrimonio de la Humanidad.
|
21/12/2017

La historia y la cultura encuentran en Andalucía un enclave perfecto para relacionarse la una con la otra. El sur de España es uno de los lugares con más riqueza patrimonial, una tierra por donde han pasado numerosas civilizaciones dejando su legado y haciendo única a esta comunidad autónoma. Por ello, Andalucía se ha convertido, en los últimos años, en uno de los destinos turísticos más completos del mundo. El clima, la hostelería y la hospitalidad de su gente hacen que se convierta en el destino preferido de los turistas extranjeros y nacionales para pasar sus vacaciones.

La cultura andaluza atrajo, en 2016, a un total de 8,3 millones de visitantes motivados por la amplia oferta cultural. De ellos, el 56,1% procedieron de territorio nacional, mientras que el 43,9% fueron de origen extranjero. Turistas que destacan por su elevado gasto medio, que llega a unos 75 euros por persona y día.

Andalucía está llena de belleza, un rasgo que muestra a través de su amplio legado, el cual se deja ver en sus numerosos yacimientos arqueológicos y obras arquitectónicas que muestran, por sus diferentes estilos, el largo paso de los años. Esta tierra se convirtió en un lugar de paso y asentamiento de innumerables civilizaciones, las cuales dejaron hermosas muestras de su existencia. Entre ellas, en Jaén destacan los conjuntos monumentales de Úbeda y Baeza, ciudades Patrimonio de la Humanidad que atesoran un impresionante legado monumental y artístico. Baeza, por su parte, se caracteriza por su origen antiguo e ilustre, por sus calles silenciosas y sus tierras fértiles de huertas, olivares y cereal. Antonio Machado encontró la inspiración en sus esquinas y, en ella, el Renacimiento brilla con todo su esplendor. Úbeda muestra el arte más castellano y es uno de los municipios más señoriales y gloriosos del territorio. Pasear por ella es trasladarse a a otro tiempo histórico.

En la otra punta de Andalucía se encuentran lugares tan mágicos como la Catedral y el Alcázar de Sevilla. El primero se presenta como uno de los templos más amplios del mundo y contiene obras de los más célebres autores españoles; mientras que, el Alcázar, es un palacio de gran antigüedad que está adornada, de forma exquisita, con yeserías, alicatados y artesonados que combinan, perfectamente, con los jardines que lo rodean. Otro gran enclave histórico andaluz es la Alhambra de Granada. Palacio, ciudadela, fortaleza... no hay nada que no haya vivido este Patrimonio de la Humanidad. Actualmente, es un monumento donde se distinguen cuatro zonas: los Palacios, la zona militar o Alcazaba, la ciudad o Medina y la finca agraria del Generalife.

Otra de las singularidades de esta tierra se encuentra en que es la cuna del flamenco, un arte declarado Patrimonio Cultural Inmaterial que expresa con su cante, toque y baile el sentir de un pueblo. Además de la Fiesta de los Patios de Córdoba, una tradición única en el mundo.

Sin embargo, Andalucía sigue creciendo culturalmente. Son muchas las actividades que continúa haciendo esta tierra para darle valor a su legado. Entre ellas, se cuenta con la reciente apertura del Museo Íbero en Jaén, el primer espacio de estas características que ahonda en las raíces de la cultura que dio nombre a la península. Así como la propuesta de Medina Azahara como candidata a Patrimonio Mundial de la Unesco, la única española. Una solicitud que se evaluará en 2018.