Hay que intentar sensibilizar a las administraciones con la causa”, argumenta el presidente de la Asociación de Vecinos San Vicente de Paúl, Juan Torres Castro. La “causa” es su barrio, necesitado de muchas cosas y con demandas que ya esperan desde más tiempo de la cuenta, como la apertura de la calle Antonio Díaz, que es todavía callejón, a pesar de que existe un proyecto, “sencillo” para conectarla con la rotonda de La Granja y, por lo tanto, con el resto de la ciudad. “Sería un beneficio muy grande, ya que carecemos de muchos servicios básicos por no poder acceder a la zona vehículos grandes. No solo lo pedimos por la seguridad del vecindario, sino de los propios operarios que no pueden desarrollar su trabajo, como les ocurre a los bomberos, sanitarios o policías”, sostiene el representante de este colectivo. A finales de junio, el proceso para la apertura se frenó en seco, ya que, según la Junta, el Ayuntamiento no aportó la documentación necesaria, entre la que se incluye cómo afectará la apertura del vial al Parque Periurbano de Santa Catalina. Por su parte, el Gobierno local consideró, en aquellos días, que ya había cumplido con todos los trámites precisos.

Hartos de este bloqueo, la asociación recurre a Ciudadanos, cuyos representantes, ayer, visitaron el barrio. Por el momento, no van a pedir a más fuerzas políticas que les echen una mano, como puntualiza. La coordinadora local del partido naranja, y previsible candidata a la Alcaldía, María Cantos, dejó claro que trabajará para acercar posturas entre el Gobierno local y el autonómico, para que, de una vez por todas, se atienda una demanda que reconoce que es histórica. De hecho, la conoce de primera mano por su anterior etapa al frente de la federación vecinal Objetivos Comunes (OCO).

abandono. Durante su recorrido por el barrio, la líder local de Cs planteó una intervención que podría tener consecuencias directas y positivas en la zona. Se trata de recuperar el centro de barrio, totalmente abandonado y saqueado, para darle uso como unas dependencias municipales que sirvan para sacar el máximo partido posible al bosque del Cerro de Santa Catalina, que da sombra a Antonio Díaz y San Vicente de Paúl. “La idea es aprovechar las instalaciones, como una pseudoconcejalía de Medio Ambiente, Deportes y Turismo, para la organización de rutas guiadas y todo tipo de actividades relacionadas con este tesoro de la ciudad”, adelanta Cantos.

La propuesta de Ciudadanos no es nueva, ya que OCO también la planteó en 2016. Y es que, tras un lustro de funcionamiento como lugar de reunión de asociaciones y de dinamización del barrio, las dependencias municipales fueron literalmente saqueadas y, desde entonces, su abandono no hace más que crecer, para desesperación vecinal.