• Cargando reproductor ...
  • “IN SITU”. <i> Una escena extraída del documental de National Geographic, “El resurgir de la Atlántida”, en Marroquíes Bajos.</i>
    “IN SITU”. Una escena extraída del documental de National Geographic, “El resurgir de la Atlántida”, en Marroquíes Bajos.
|
06/03/2017

El origen de una leyenda entre las ruinas de Jaén. El documental que estrenó la cadena televisiva de National Geographic, “El resurgir de la Atlántida”, pone en su punto de mira la capital del Santo Reino y ubica el centro del mito griego en el yacimiento arqueológico de Marroquíes Bajos, situado en el Bulevar. James Cameron, director de películas como “Titanic” o “Avatar”, es el productor de la cinta y en ella se hace un “detallado” repaso por el recinto, con ruinas que según el narrador, y hace hincapié en que su aspecto es similar a la Atlántida de los antiguos textos de Platón, con círculos concéntricos y construcciones “idénticas” que las convierten en “posibles” ciudades “hermanas”.

Sin embargo, la situación del yacimiento cobra protagonismo y en el documental se denuncia que “apenas se ha informado a la comunidad científica” del “gran descubrimiento”, ya que “los constructores se han apoderado de él y de esto pronto no quedará nada”. De hecho, la conservación de la zona es “bastante lamentable”, según los residentes. A pesar de haber encontra más de sesenta mil objetos entre los restos de la antigua población prehistórica de más de cinco mil años, los ciudadanos sienten que está “abandonado” y en el que los Bomberos han tenido que actuar en numerosas ocasiones a razón de incendios en la maleza. Las redes sociales se llenaron de comentarios en defensa del patrimonio histórico de la capital y de su cultura “bajo tierra”.

LEYENDA. Durante la cinta se reconstruye un poblado con un lago subterráneo que acogió unas cuarenta mil personas. Son varias los indicios que abogan por la teoría que presenta la cadena televisiva, mientras que otro sector critica la idea como “disparatada”. Mientras tanto, los restos del yacimiento permanecen inamovibles.