• TECNOLOGÍA. <i> Un joven interactúa con un teléfono móvil.</i>
    TECNOLOGÍA. Un joven interactúa con un teléfono móvil.
|
29/01/2018

La presencia “continua” de los dispositivos móviles en la vida diaria de los jóvenes es una de las “graves” preocupaciones de la Asociación de Ludópatas Jiennenses en Rehabilitación (Alujer) . “Es algo increíble”, apunta su presidente, Fernando Sánchez, tras presentar los resultados del programa de “Prevención de adicciones no tóxicas en el ámbito familiar”, donde se ofrecían medidas a los padres para eludir las adicciones de sus hijos. En la encuesta realizada entre los asistentes se destaca que el 37 por ciento conoce a algún familiar o amigo que “ha tenido una posible adicción a las nuevas tecnologías y/o al juego de azar”.

La “normalización” entre los adultos del uso de aparatos como los teléfonos móviles “a todas horas” afecta directamente a los jóvenes. “Parece que como todo el mundo lo hace, no pasa nada, pero ese no es el ejemplo que necesitan nuestros menores”, indica Sánchez, y aporta: “No hay más que echar un vistazo alrededor para observar que la comunicación real entre personas se está perdiendo por culpa de las nuevas tecnologías”.

Según el estudio, el 15 por ciento de las personas beneficiarias del programa considera que sus hijos se “aíslan socialmente”. Desde la asociación alertan que es un “factor de riesgo” entre las adicciones tóxicas el uso abusivo del móvil, internet y viodeojuegos, entre otros.

Sánchez recuerda que los primeros regalos en un Bautizo son una tableta, “para que el niño no se aburra” y así “dejar tranquilo” a los padres, “y para la Comunión, el teléfono móvil”. “Los pequeños no conocen otra forma de diversión y deberíamos para un poco al respecto y pensar lo que se está haciendo”, asegura.

“Muchas veces el problema en la familia es que tampoco se sabe muy bien lo que ocurre o cómo actuar”, asegura el dirigente del colectivo. De hecho, un 28,5 por ciento de afirmaron que “solo a veces” sabe lo que sus descendientes consultan en internet y un 7,1 por ciento reconoce no saber que contenidos son consultados a diario por sus hijos. Este desconocimiento, tal como apuntan desde Alujer, “se debe a que se encontraban desbordados ante una situación que no sabían manejar, volviéndose permisivos, y autorizan así un acceso autónomo del menor”. En la asociación consideran que los datos reales de ignorancia son mayores, pues en otro estudio reciente, el 60 por ciento de los jóvenes encuestados afirmaban que sus padres no tenían conocimiento de lo que estaban haciendo con el ordenador o el móvil. “Los niños tienen que volver a la calle, que no estén con una tableta u otro dispositivo móvil, sin saber dónde se están metiendo”, declara, y puntualiza: “Cuántos casos hay de niños que, nada más salir de clase, escriben un mensaje instantáneo a sus compañeros, es una necesidad que incita a seguir conectado con esa máquina dicho”.