• ABASTECIMIENTO. <i>Vista de la zona de Los Vadillos, cerca de Jabalcuz.</i>
    ABASTECIMIENTO. Vista de la zona de Los Vadillos, cerca de Jabalcuz.
|
22/07/2018

Abrir el grifo y que salga agua, pero que no sea apta para el consumo humano. Así viven los vecinos de Los Vadillos desde hace varios años, que se abastecen de este bien gracias a una perforación en la zona de Jabalcuz. Aún así, se ven obligados a comprar agua en botellas porque no pueden beber la que sale del grifo. ¿La razón? “Tiene unos niveles de cal del 75%”, señala Félix Civantos, presidente de la asociación de vecinos de Los Vadillos. Un hecho que impide a los habitantes el consumo de agua.

En la misma línea, denuncian que esta “mala” situación se prolonga “mucho” en el tiempo. “Mantuve una reunión con Manuel Heras y Juan José Jódar, concejales de Políticas Sociales y Mantenimiento Urbano, respectivamente, en la que también participó Aqualia, empresa encargada de la gestión integral del agua en la capital”, explica Civantos, sobre un encuentro en el que se le prometieron soluciones, según le dijeron, “ya mismo”. Pero, cuál es el problema? “Desde esa reunión y hoy han pasado cuatro años y seguimos sin agua potable”, asegura el responsable de la asociación de vecinos.

Se trata de un tiempo que lo único que provocó fue un sentimiento de “abandono” entre los vecinos de esta zona. “No tenemos aún soluciones, ni siquiera nos contestaron”, lamenta Civantos. De este modo, los habitantes de Los Vadillos solo pueden utilizar el agua del grifo para fregar, lavar los platos, regar y otras tareas relacionadas con la higiene personal y doméstica. “Si queremos beber agua tenemos que ir a comprarla en botellas o garrafas”, incide el presidente del colectivo vecinal, que hace especial hincapié en la ausencia de respuesta por parte del Ayuntamiento. “Aún no se han puesto en contacto con nosotros para decirnos nada”, subraya. A pesar de esta situación, afirma: “Nos llamarán cuando las elecciones municipales estén más próximas”. La situación, sumada a las altas temperaturas propias del periodo estival, se hace casi “insostenible” para los vecinos de Los Vadillos, que no ven el final a lo que es ya una larga travesía sin agua.

SIN ÁRBOLES. Otro de los problemas que afronta la barriada es el de un paisaje natural caracterizado por un mar de “pinos secos”. ¿Las causas? El incendio que asoló parte del paraje de Los Vadillos, donde se originó el fuego, el 13 de agosto del año pasado. En este sentido, las llamas se extendieron rápidamente por la zona de la carretera A-6050, que une Jaén con Los Villares, y donde se ubican numerosas casas de campo. A este respecto, y casi un año después de que se produjera el incendio, Civantos se queja de que la zona “no está aún repoblada”. El fuego llegó hasta Los Villares, pero esto es otra cosa de la que no se preocupan”, apunta el presidente. “Tampoco lo han limpiado y las lluvias arrastraron la suciedad hasta las calles”, asegura Civantos.