• DESTROZO. <i>Daños que causó la riada generada por la tormenta en el trazado ferroviario entre Mengíbar y la capital a la altura de Las Infantas.</i>
    DESTROZO. Daños que causó la riada generada por la tormenta en el trazado ferroviario entre Mengíbar y la capital a la altura de Las Infantas.
|
18/08/2018

Con un ojo en el cielo y con el otro en la tierra. Así fue la jornada de ayer para miles de jiennenses. Por la mañana, cientos de agricultores se preguntaban si podrían llegar a su finca olivarera para echar un vistazo a los tubos de riego y las casetas de motores. Algunos se quedaron con las ganas porque había caminos impracticables. Ni los todoterrenos podían acceder después de que los torrentes de agua abrieran grandes grietas en la tierra.

Mientras, cientos de jiennenses repasaban sus casas. A muchos les entró agua por los bajantes, por los sótanos, por la puerta y hasta por las ventanas. Tocó secar y hacer inventario de los daños. Muchos tomaron el teléfono y llamaron a las compañías aseguradoras para ver si sus pólizas obraban el milagro o, al menos, les ofrecían una ayuda.

La A-44 estuvo cortada un rato debido a la riada que se generó en Las Infantas. En cambio, el tráfico se restableció pronto, lo que sirvió para que se disipara la retención que se generó. No obstante, ayer se veían todavía algunos restos de los materiales arrastrados por el agua en el kilómetro 29 de la autovía. No obstante, la peor parte se la llevó el ferrocarril. El tráfico se cortó entre las estaciones de Espeluy y Jaén porque la riada, literalmente, movió partes de la vía. Ayer, los pasajeros tuvieron que completar este trayecto por carretera, al igual que durante la noche del jueves. Los trabajadores de ADIF se esmeraron durante todo el día de ayer para restablecer la circulación ferroviaria, pese a los severos daños. Al cierre de esta edición se esperaba abrir el tramo afectado —también en Las Infantas— para que comenzaran a circular los trenes por esa zona, aunque con limitación de velocidad debido al estado en el que se encontraba la vía.

Ayer, pese a que continuaba la alerta por tormentas, es decir, precipitaciones intensas en muy poco tiempo, prácticamente no llovió. Ya hubo suficiente con el día anterior, en el que se recogieron hasta 47 litros por metro cuadrado en Torreperogil, según informa la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. El municipio que ayer tuvo más agua fue Siles, en el que cayeron 7 litros por metro cuadrado. También llovió en la zona de Hornos de Segura y en otros municipios de esa comarca jiennense. No obstante, fueron nubes que descargaron, pero sin la violencia de las de la noche anterior.

en la capital. La Policía Local y los Bomberos de Jaén atendieron más de medio centenar de incidencias, “todas ellas de carácter leve”, causadas en la ciudad como consecuencia de la tormenta de este jueves. Las intervenciones se desarrollaron desde las 20:48 y hasta las 23:33 horas. Como consecuencia de la intensa lluvia, unas 20 calles y carreteras de acceso a la capital quedaron inundadas por balsas de agua y desprendimientos de tierra, a lo que se sumaron inundaciones en unas doce viviendas, garajes y establecimientos hosteleros. Debido a esta situación, algunos vehículos quedaron atrapados. El Ayuntamiento destaca el caso de una ambulancia que realizaba un servicio de urgencia y que quedó atrapada en una balsa de agua en la vía a la altura del aparcamiento del tranvía en sentido Jaén. Las calles que sufrieron las consecuencias de estas lluvias con cortes y balsas de agua —y centraron las intervenciones— fueron como Millán de Priego (junto al instituto San Juan Bosco), carretera de Madrid (tras el hotel Infanta Cristina), la plaza Jaén por la Paz, Carretera A-311 (kilómetro tres sentido Jaén), Doctor Eduardo Balguerías y la avenida Barcelona con la carretera de Fuerte del Rey.