• DETERIORO.<i> Una de las pintadas que se han producido desde la inexistencia de vigilancia en el parque del Bulevar.</i>
    DETERIORO. Una de las pintadas que se han producido desde la inexistencia de vigilancia en el parque del Bulevar.

En busca de nuevos vigilantes. La Asociación de Vecinos Expansión Norte del Bulevar, en su empeño por mejorar la dotación e infraestructura del barrio, presentó en la Concejalía de Mantenimiento Urbano y Medio Ambiente del Ayuntamiento, a través de su presidente, Manuel López Fernández, un escrito en el que solicitan vigilancia privada para los Parques Andrés de Vandelvira y Juan Pablo II. El objetivo es que la figura del vigilante vuelva a ser “común” en el barrio, que desempeñe la labor de información y comprobación de las instalaciones existentes y para que, en caso de que se produzca algún tipo de altercado, este profesional pueda actuar de forma inmediata y poner al causante a disposición de la policía. Una seguridad privada de la que se beneficiaban hasta el pasado mes de marzo cuando, según la asociación, el Ayuntamiento les comunicó que se sacó a subasta una licitación, pero que no hubo ninguna empresa interesada, algo que “les cuesta creer”.

“Los vecinos no entienden como se ha pasado de tener cinco vigilantes durante toda la jornada, los 365 días del año, a ninguno”, relata el escrito. Asimismo, no es la primera vez que solicitan este servicio, debido a la preocupación existente entre los vecinos por mantener la seguridad en los parques del Bulevar. Aunque aseguran que no se ha dado ningún hecho delictivo del que tengan constancia, sí que existe un deterioro latente en el parque, especialmente en los baños, de los que aseguran están “destrozados”, al mismo tiempo que se realizaron pintadas en algunas de las infraestructuras de la zona. “Consideramos que la presencia de una persona que se encargue de la apertura y el cierre de estos lugares, así como su mera presencia como vigilante profesional, serviría para alejar este tipo de comportamiento incívico al que nos hemos visto expuestos desde el mes de marzo”, asegura López. En esta línea, creen que el trabajo de los vigilantes de seguridad era “vital” para la tranquilidad de las familias usuarias de los parques, ya que, además, mediaba entre las posibles riñas y discusiones que se pudieran provocar y se encargaban de llamar a la policía en caso de que fuera necesario.

En el escrito, también dejan constancia que mientras que se recupera la presencia de los vigilantes de seguridad en los lugares solicitados, depositan su total confianza en la profesionalidad de la Policía Local y Nacional, que son quien deben dar respuesta a esta demanda vecinal.