• DURA FAENA. <i>Un trabajador deposita el lienzo de aceituna en el remolque de un tractor.</i>
    DURA FAENA. Un trabajador deposita el lienzo de aceituna en el remolque de un tractor.

España quiere que no haya voces disonantes en la negociación de la Política Agraria Común (PAC), sino que su postura sea única y fuerte para, a partir de ahí, sumar alianzas. Francia y Portugal son países con los que va de la mano, aunque, pese a que el debate en Bruselas será largo e intenso, posiblemente durará años, el Gobierno pretende que no exista fisura alguna dentro del país.

Por eso, el ministro de Agricultura, Luis Planas, acaba de tomar la primera decisión pública desde su nombramiento. Citará, este jueves, a todas las comunidades autónomas para hablar de la PAC y preparar una posición común, que defenderá España en el consejo de Agricultura de la Unión Europea el próximo lunes. “He decidido convocar a las comunidades autónomas este jueves para mantener ya el primer consejo consultivo y la primera conferencia sectorial con el fin de preparar adecuadamente la posición común que España llevara al consejo de la semana que viene”, explicó el titular de Agricultura —en declaraciones recogidas por Europa Press—, quien señaló que se trata de una primera discusión formal sobre las propuestas de la Comisión Europea sobre la PAC.

“Es un tema muy importante para nosotros. Voy a dedicar gran parte de mi tiempo a la discusión y al trabajo para defender un buen resultado para España en las negociaciones de la PAC”, señaló Luis Planas después de clausurar la entrega de los premios de la tercera edición de Pascual Startup, su primer acto como ministro.

Jaén, en el punto de mira. Pese a que pueda parecer que se trata de una negociación bastante lejana, lo cierto es que resulta determinante para esta provincia, que es la que más dinero recibe de la Política Agraria Común (PAC). Luis Planas resaltó que la agricultura necesita ser apoyada “adecuadamente” para poder desarrollar sus objetivos, entre los que citó, el de conseguir un ingreso “digno” para todos los agricultores y ganaderos, sin dejar de pensar “nunca” que los consumidores son los destinatarios de todos los productos producidos por este colectivo.

Asimismo, recordó que la revolución digital es una realidad y el sector agroalimentario no se quedará atrás. “El sector agroalimentario es uno de los pioneros de esta revolución digital”, afirmó Luis Planas, quien defendió además una alimentación saludable y sostenible desde el punto de vista del medio ambiente y de la salud.

Por último, el ministro de Agricultura afirmó que dentro de los objetivos de su departamento también figuran el desarrollo rural y el apoyo a la innovación, sin olvidar el sector pesquero y dentro de este último las negociaciones en curso con terceros países, concretamente entre la Unión Europea y Marruecos, y la aplicación de las nuevas normas de la Política Pesquera Común (PPC). Precisamente, sobre la configuración de su equipo, Luis Planas afirmó que se trata de un tema estructural y recordó, en este sentido, que lo fundamental son las políticas y los objetivos que se logren.

Precisamente, la elaboración de un frente unido fue determinante en la última negociación de la Política Agraria Común, que es la que ahora está en vigor. El Gobierno de España estableció un diálogo permanente en la conferencia de comunidades autónomas, que imperó hasta el reparto final.

Sin embargo, en el último momento fue donde se crearon las fisuras. España consiguió incrementar el presupuesto de la PAC que recibe de la Unión Europea en un 3%, aunque Andalucía salió bastante disconforme de la nacionalización del dinero. La Junta se queja de que se le recortaron los fondos de desarrollo rural de manera considerable, al igual que los pagos a los agricultores con diferentes modulaciones. Asimismo una de las viejas reivindicaciones que mantiene Jaén pasa por conseguir una ayuda acoplada, es decir, un pago extraordinario para los olivareros que producen aceite en las montañas.