• EN LAS CALLES. <i>La falta de mantenimiento en las zonas ajardinadas y la gran envergadura de los árboles son los principales problemas del barrio.</i>
    EN LAS CALLES. La falta de mantenimiento en las zonas ajardinadas y la gran envergadura de los árboles son los principales problemas del barrio.
|
13/08/2018

Arboles que se cuelan por las ventanas de las viviendas, no dejan pasar el aire ni entrar la luz del sol. Además, ponen dificultades a la salidas de los aires acondicionados de los vecinos. Esto, sumado al mal estado del acerado y a la falta de vigilancia y seguridad, son los problemas que atraviesan en La Gloria. Todos ellos bien explicados por el presidente de la asociación vecinal, José Manuel Ruiz, y detallados en un dosier que remitió tanto al Ayuntamiento como a los Grupos municipales de Jaén en Común (JeC) y el Partido Socialista.

¿La respuesta? Todavía está a la espera. “Hasta el momento no han hecho nada y tampoco creo que en septiembre haya avances”, asegura Ruiz, que hace hincapié en todas las veces en las que remitió escritos al alcalde, Javier Márquez, en las que expresaba su deseo de reunirse con él. “Tampoco hubo respuesta”, dice.

“Desde la junta directiva vemos que visita otros barrios. ¿Es que somos menos que otros?”, pregunta retóricamente, al mismo tiempo que anuncia que, a mediados del mes de septiembre, van a desarrollar las acciones necesarias con un objetivo, “ser escuchados”. Al dosier que han elaborado adjuntan una memoria externa con fotografías que ilustran todos los problemas de la barriada.

“Algunos árboles de La Gloria son de gran envergadura”, puntualiza, sobre una cuestión que puede traer situaciones de peligro. “Hace unos días se cayó una rama y, por suerte, no le dio a nadie”, dice. Sobre este problema, Ruiz incide en que ellos mismos no pueden hacer nada. “Ni siquiera podar los árboles”, lamenta.

A esta situación se suman otras que afectan a los vecinos. Por poner un ejemplo, el presidente habla de los “defectos” en el acerado de las calles, que “necesita algún arreglo”.

5 MESES. Casi medio año hace desde que la junta directiva de La Gloria recibiera una carta firmada por el alcalde. “En ella se afirmaba que iban a destinar una partida para el arreglo de las aceras”, comenta Ruiz, a la vez que hace hincapié: “Desde la asociación de vecinos contestamos con las calles del barrio en las que dicho arreglo era más urgente”. ¿El desenlace? Hasta hoy. Según Ruiz, nada volvieron a saber de este tema.

La seguridad y la vigilancia es otra de las preocupaciones que el responsable vecinal plasmó ante el Ayuntamiento a través del dosier. “Mi mujer se cayó por desperfectos en la acera y estuvo un tiempo con una escayola”, subraya. En esta línea, Ruiz pone de relevancia lo que es ya una emoción generalizada entre los vecinos, se sienten “desoídos” por el Gobierno municipal y, como no puede ser de otra manera, por su máximo responsable, Javier Márquez.

Si bien es cierto que reconoce que tres concejales acudieron al barrio para interesarse por los problemas. En esta delegación visitante iban Juan José Jódar, Juan Carlos Ruiz y Manuel Francisco Heras, ediles de Mantenimiento, Movilidad Urbana y Políticas Sociales. “Menos mal que vinieron. Pensaba que La Gloria se les había borrado del callejero”, dice. No obstante, y a parte de la visita municipal, el vecindario tiene una espina clavada. “Una de las cosas que queremos recriminar a Márquez es que no haya venido y que no se dignara a responder todas nuestras solicitudes”, afirma el responsable.

En definitiva, con la elaboración de este dosier, Ruiz quiere que los problemas de su barrio sean oídos por la Administración local y, no solo eso, sino que “se ponga solución cuanto antes”. “Esperemos que nos escuchen y arreglen todos y cada uno de los desperfectos”, concluye.