Justo hoy se cumple un mes desde que comenzaron las obras en la Plaza Deán Mazas. Unas intervenciones no exentas de polémica desde sus inicios por la oposición de los vecinos y empresarios de la zona, y que según explicaron desde el Ayuntamiento la semana pasada, marchan a buen ritmo, por lo que cumplirán con los plazos previstos. Lo cierto es que se ven los avances. Pero, ¿al ritmo esperado?. “Lo que pedimos es que las obras concluyan cuanto antes, y ya que se hicieron pese a nuestra oposición manifiesta, que se incorporen las propuestas que hicimos al Ayuntamiento los vecinos y los negocios del entorno”, explica Juanma Camacho, director del Hotel Xauen. Entre ellas, está el hecho de que se mantenga el suelo de cuadrículas, una acometida eléctrica para iluminar la vegetación, que se reubiquen los bancos de piedra.

“Empezaron con las intervenciones una semana más tarde y luego pararon las obras durante unos días. Estamos ciertamente preocupados por el avance, porque como sigamos así echamos cinco meses”, coincide por su parte Gregorio Martínez, propietario del restaurante Mazas y presidente de la Asociación de Restaurantes, Cafeterías y bares de la provincia, Asostel. Al igual que los establecimientos de la zona consultados por este periódico, su negocio ha sufrido una bajada considerable en las ventas durante este último mes: “La primavera tan lluviosa nos dejó casi sin aliento y llegamos al verano, que es una época fuerte para los negocios de la plaza por los conciertos y actividades de dinamización que organizamos, y entre las obras y el polvo del mediodía y las vistas de noche, tenemos muy poca gente”.

Pero no solo los bares de la zona sufren esta situación. “Desde que se realizó la peatonalización del centro han bajado mucho las ventas, y ahora, con la obra, aun más. Lo que nos tememos ahora también son las del mercado de San Francisco”, explican desde la farmacia Abolafia, mientras, que otros negocios de la zona consultados también coinciden con que con las diferentes obras que se realizan en la zona al centro los están “asfixiando”.

“Esto no es la calle Larios ni la Puerta Real, y como no hagan un acceso directo al centro, no sé que vamos a hacer nosotros o los comercios de La Carrera, a los que han machacado”, afirma otro comerciante.