• <i>Proyecto planteado en la Plaza del Pósito.</i>
    Proyecto planteado en la Plaza del Pósito.
|
09/02/2018

La Consejería de Cultura no se muestra favorable a la remodelación de la Plaza del Pósito que plantea el Ayuntamiento. Discrepa sobre la incorporación de nuevos elementos y la calle peatonal proyectada en este rincón de la ciudad que prevé, por ejemplo, que desaparezca el empedrado, al sustituirlo por baldosas de hormigón rosáceas y grises.

PROYECTO PLANTEADO POR EL AYUNTAMIENTO

Pesa a las discrepancias, la teniente de alcalde y concejal de Servicios Técnicos Municipales, Rosa Cárdenas, dice que es un proyecto “sencillo”, aunque tuvo que responder a muchas preguntas para dejar claro cómo quedará la Plaza del Pósito, que junto a Deán Mazas es la preferida para disfrutar de la cultura de bar en la capital, después de las obras de transformación a las que se someterá, probablemente, después de Semana Santa, a continuación de la vecina, dedicada al sacerdote José Martínez de Mazas. Con los datos que aportó la responsable municipal, quedan claras varias cosas. El primer cambio, el más “espectacular” es que la plaza se rebajará aproximadamente metro. Es decir, cuando un viandante acceda a este espacio desde la calle Pescadería, ya no se encontrará las escaleras de acceso. Tampoco estarán los naranjos, porque, con el “desmonte”, estos árboles saldrán mal parados. Para salvarlos, se trasladarán al vivero y, en su lugar, habrá magnolios de gran porte.

¿Que pasará con los bares? Sus entradas seguirán como ahora, aunque los camareros, en lugar de salir a la plaza, lo harán a un pasillo, de dos metros de ancho, aclaró Cárdenas, que se asomará a la plataforma central, rebajada, en la que estarán los veladores. No desaparece el humilladero que tanta personalidad da a este rincón. Tampoco la escalinata que da acceso desde Joaquín Tenorio, ni su monumental fuente. Estas obras son consecuencia de la construcción del aledaño Palacio Provincial, en el siglo XIX, que, para levantar su cara este, obligó a adoptar soluciones para salvar el desnivel existente en la zona, de ahí, el gran muro que existe en la plaza, a la sombra de dónde se encuentran los kioscos. Este entorno, está protegido, por lo que, tal y como apuntó la responsable municipal, la intervención precisa del visto bueno de la Delegación de Cultural, que ya está en curso. La autorización de este mismo organismo de la Administración andaluza también es precisa para la adecuación funcional de Deán Mazas y, en este caso, ya está concedida. Desde la calle Joaquín Tenorio también partirá una especie de “tobogán”, que permitirá el acceso universal a este ágora y que conectará también con la balconada que habrá frente a los locales. En la esquina de la plaza, donde se ubican unos contenedores, justo enfrente del bar y la pastelería, que cerraron, habrá un mirador. En la esquina contraria, es decir, a la altura de la joyería, se habilitará un pequeño escenario.

No quedará ni rastro de los adoquines, que se sustituirán por losas de granito, de colores grisáceo y rosado, como aclaró Cárdenas, en consonancia con los que conformarán el firme de Deán Mazas. Más cambios. Los coches que vayan a las cocheras del Hotel Xauen y el bloque de pisos de la calle Maestra que tiene en Cronista Cazabán el garaje, al igual que a la clínica de este entorno, circularán desde Joaquín Tenorio y no desde la Plaza de la Constitución, como todavía ocurre. Al remodelar este circuito del tráfico, lo siguiente que hay previsto, eso sí, cuando lleguen los fondos del programa europeo de Desarrollo Urbano Integrado, es remodelar la también conocida como la Plaza de Las Palmeras ya que, de hecho, la zona peatonal comenzará en Roldán y Marín, vía para la que también se prevén cambios. También se mejorará la iluminación y la red de saneamiento, algo necesario, como reconoce el Gobierno local.

Ante los cambios, la Asociación de Empresarios de Restaurantes Cafeterías y Bares de la Provincia de Jaén (Asostel) ha solicitado al Ayuntamiento de Jaén información sobre las obras previstas, que dicen desconocer. Y el secretario general del PSOE jiennense, Julio Millán, considera que la transformación prevista es un “destrozo” y cree que el dinero de la Diputación que recibirá el Ayuntamiento se podría destinar, por ejemplo, a la calle Maestra.