• REUNIÓN. <i>Ángela García, presidenta de la Confederación Andaluza del Alzheimer, y Rocío Muñoz, parte de la junta directiva de la misma.</i>
    REUNIÓN. Ángela García, presidenta de la Confederación Andaluza del Alzheimer, y Rocío Muñoz, parte de la junta directiva de la misma.

Más de 400 personas participaron en el I Congreso Andaluz de Alzheimer, una cita que abordó, durante tres días, esta enfermedad con un enfoque integral de los agentes que influyen en ella. Su inauguración y estreno en Jaén supusieron un impulso para toda la provincia en esta materia que afecta a gran parte de la población anciana jiennense.

En su último día, el congreso comenzó pisando fuerte con la ponencia de Javier Rueda, responsable del Área Social de la Fundación Caja Rural de Jaén, quien habló de la Formulación de Proyectos y Creatividad y la formación que Roberto Suáres, neuropsicólogo, desarrolló en torno a la Aplicación Práctica del Protocolo de Implementacion de Terapias no Farmacológicas. Dos temáticas que, siendo totalmente dispares, son esenciales para afrontar el alzhéimer. Sobre esto, Ángela García, presidenta de la Confederación Andaluza del Alzheimer, explicó que en el congreso buscaron hacer un “abordaje integral de lo que es la enfermedad hablando de todas las personas y entidades que intervienen en el proceso social y asistencial”. Tanto es así que en él se trataron temáticas que fueron desde la medicación a la nutrición, las líneas científicas que existen y se siguen actualmente en Andalucía o la importancia que radica en el diagnóstico precoz.

Este foro se estrenó, así, como un lugar de encuentro entre la ciudadanía y profesionales sanitarios como médicos de familia, farmaceúticos o enfermeros; además de asociaciones especializadas en este campo. De hecho, García destacó que, en el congreso, también tuvieron una gran cabida aquellos colectivos especializados en tratamientos no farmacológicos a través de la estimulación cognitiva. De esta forma, la iniciativa concluyó con gran positivismo gracias a la buena acogida por parte de todos los andaluces y de Jaén y su implicación en la lucha contra “la epidemia del siglo XXI”.