• EN ÚBEDA. <i>Uno de los galgos abandonados y que fueron rescatados por el Seprona de la Guardia Civil de Jaén.</i>
    EN ÚBEDA. Uno de los galgos abandonados y que fueron rescatados por el Seprona de la Guardia Civil de Jaén.

El Juzgado de lo Penal número 2 de Jaén acoge hoy el juicio contra un vecino de Úbeda, acusado de un delito de abandono de animales domésticos. El hombre dejó encerrados a sus galgos durante más de una semana en un antigua construcción. El fiscal dice que, a principio de febrero de 2017, los metió en un recinto cerrado y vallado antes de marcharse a Palma de Mallorca. Miembros de una protectora de animales de la ciudad ubetense se percataron de la situación y denunciaron los hechos ante la Guardia Civil de Jaén. Agentes del Seprona rescataron a los animales, que se encontraban “en un estado crítico de desnutrición y en unas condiciones higiénico-sanitarias extremas”. En total, hallaron cinco galgos adultos y nueve cachorros. Casi un año y medio después, el dueño de los perros se sentará en el banquillo de los acusados. Se trata de Juan Manuel C. Y., de 41 años y con antecedentes penales no computables para esta causa. La Fiscalía reclama como castigo el pago de una multa de 720 euros. Si no pudiera hacer frente a esa cantidad, propone 60 días de arresto.

El escrito de acusación provisional del Ministerio Público relata que el supuesto abandono de los animales se produjo antes del día 7 de febrero de 2017. La Guardia Civil los rescató nueve días después. Fue imposible localizar a su dueño, que se había marchado hasta Palma de Mallorca y que, presuntamente, dejó a los perros sin agua y sin comida. Fue localizado días después y se abrieron contra él diligencias que concluyeron con el juicio que se celebra hoy en el Penal número 2. Eso sí, el Ministerio Público solo puede presentar cargos por los dos galgos que eran propiedad de Juan Manuel C. Y., es decir, los que estaban a su nombre en los registros oficiales y que, por lo tanto, tenían el correspondiente microchip de identificación. Se llaman “Cometa” y “Mori”. Sobre el papel, los otros doce animales no le pertenecían y, por consiguiente, no se le puede imputar su abandono.

Los galgos rescatados fueron entregados de forma temporal a la protectora que presentó la denuncia. Sus miembros se hicieron cargo de su cuidado.

Además del pago de una multa, la Fiscalía también solicita que Juan Manuel C. Y. quede inhabilitado para tener animales durante medio año. La defensa del procesado niega todas las acusaciones y solicita la libre absolución con todos los pronunciamientos favorables.