|
08/09/2018

El verano es una época excelente para darse un chapuzón y, de paso, aprender a nadar. Los más pequeños de Peal de Becerro así lo hicieron. Tras terminar su formación, recibieron un diploma y dieron por concluidos los cursos de natación. Sus monitores tuvieron también la oportunidad de aprender de los niños muchas cosas, pues a cortas edades, los miedos se superan de otra manera y así dieron muestra.