Actualizado
lunes, 19 noviembre 2018
22:14
h
URGENTE

El Club Ali-Up de Bailén es un ejemplo de integración con mayúsculas de personas con discapacidad intelectual. El presidente, Juan Carlos Pinalla, recuerda que el proyecto se remonta a 2010, cuando él y otros cinco padres se unieron para facilitar la participación de sus hijos en la práctica del baloncesto.

Los orígenes fueron modestos, con la presencia en amistosos del deporte de la canasta. Sin embargo, la iniciativa fue a más al federarse la entidad. En la actualidad hay veintiocho jugadores, todos mayores de edad, con la particularidad de que muchos de ellos practican también fútbol sala o 7, atletismo y natación. Incluso compiten en esquí en Sierra Nevada. Existen tres equipos de baloncesto, uno de ellos femenino. El crecimiento es tal que el conjunto cuenta hoy con miembros no solo residentes en Bailén, sino en Espeluy, Villanueva de la Reina, Linares o Jaén capital.

Aunque los resultados son secundarios, “Ali-Up” cuenta con una destacada cosecha de títulos y trofeos en competiciones regionales y españolas. Por ejemplo tiene un subcampeonato y un bronce nacionales y cuatro título de Andalucía consecutivos, todos ellos en básquet, y un buen papel en campeonatos balompédicos. El reconocimiento a la labor social queda patente en los premios Caecilia de 2015 y de Prodecan de 2014.

“Queremos ir a más porque los jugadores son geniales y tienen éxito en todos los deportes. Es increíble que una persona con autismo u otros problemas se metan en el agua, la cancha o la nieve y hagan cosas de muchos no podemos. Pienso que tienen más capacidad que nosotros”, asevera Juan Carlos Pinalla.

El responsable, que también es directivo y delegado provincial de la Federación Andaluza de Deportes para Discapacitados intelectuales, asegura que la principal limitación es la económica, principalmente por el coste de los desplazamientos. No obstante, valora el apoyo de La Caixa y de negocios como un restaurante con el que se firmará un acuerdo en breve. Por otro lado destaca que el Ayuntamiento de Bailén colabora con la cesión de instalaciones o la aportación de algunos trofeos y de personal técnico. También existen vínculos con la Asociación de Familiares y Amigos de Personas con Discapacidad Intelectual Apamp, algunos de cuyos residentes participan en las competiciones. “Salir les da la vida”, dice Pinalla.

Unos de los momentos para enmarcar vividos en el último año fueron las “I Olimpiadas de Deporte Adaptado”, celebradas en pleno casco urbano, con asistencia, además, de deportistas de Madrid, Granada, Linares y Málaga, y seguida, días después de la “Marcha de la Inclusión”. El presidente echa en falta más presencia de público en los partidos, algo que agradecerían los discapacitados, que ya valoran el apoyo en redes sociales.