• INDEPENDENTISMO. <i> Manifestación de la Diada 2018.</i>
    INDEPENDENTISMO. Manifestación de la Diada 2018.
|
12/09/2018

La manifestación independentista organizada por la ANC en la Diada de ayer volvió a ser multitudinaria y llenó la avenida Diagonal de Barcelona con mensajes que reclaman la independencia, avanzar hacia la república catalana y la libertad de los presos soberanistas y políticos en el extranjero.

La Guardia Urbana cifró en alrededor de un millón el número de asistentes a la convocatoria que desde las 17:14 horas trató de articular una ola sonora a lo largo de todo el recorrido de la Diagonal, un total de 38 tramos con ciudadanos con camisetas, “estelades” y “senyeres”.

Los manifestantes empezaron la ola mientras muchos coreaban consignas como “Independencia” o “Libertad presos políticos” y se procuró seguir el recorrido de la ola, que se organizó como símbolo de la fuerza de la gente para acabar derribando parte de un muro.

En esta ocasión, la Delegación del Gobierno en Cataluña no dió cifras de participación, y SCC proporcionó su cifra un año más y cunatificó en 200.000 los asistentes a la marcha

Las entidades soberanistas también reclamaron la libertad de los líderes encarcelados, pero sus discursos al final de la manifestación destacaron por las advertencias lanzadas contra el propio Govern: critican que cometieron errores y que le falta “determinación” para defender la república.

La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, exigió al Gobierno catalán que no lo fíe todo a la movilización ciudadana y que también ponga de su parte para concretar la independencia: “No todo lo tiene que hacer la gente desde la calle. Somos todos los que lo tenemos que hacer”.

Paluzie pidió al Govern que esté preparado para lo que definió como un nuevo embate democrático, e instó a la ciudadanía de Cataluña a que convierta el juicio del proceso soberanista en un “boomerang contra el Estado”.

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, reclamó unidad y sentido de estado a los partidos soberanistas, y la miembro de los Comités de Defensa de la República (CDR), Glòria Coronas, también envió otro mensaje al Govern: “Estamos hartos de simbolismos”.

El Govern, por su parte, puso el foco en el número de manifestantes y en sus relaciones con el Gobierno central: Artadi consideró que existió otro clamor por una república catalana, mientras que Torra pidió que Sánchez tome nota y sienta que la Generalitat quiere ir “hasta al final”.

En una Diada en la que reclamar la libertad de los presos se convirtió en una de las principales demandas, Torra admitió en un encuentro con corresponsales extranjeros que, si el juicio es condenatorio, no podrá hacer nada por ellos: “Yo no tengo la posibilidad de abrir las cárceles”.