• <span style="text-transform:uppercase">Barcelona</span><i>. Albert Rivera e Inés Arrimadas, de Ciudadanos, retiran lazos amarillos.</i>
    Barcelona. Albert Rivera e Inés Arrimadas, de Ciudadanos, retiran lazos amarillos.
|
30/08/2018

Un juez de Barcelona dictó ayer miércoles libertad con cargos y una orden de alejamiento de 500 metros para el hombre que presuntamente agredió a una mujer el sábado en el parque de la Ciutadella, cuando quitaba lazos amarillos junto con su marido y sus hijos, informaron a Europa Press fuentes de la Fiscalía.

Según las mismas fuentes, el hombre se acogió a su derecho a no declarar en su comparecencia ante el juez, tras ser detenido ayer por la Policía Nacional por un delito de odio y otro leve de lesiones.

La mujer denunció este martes que el hombre la tiró al suelo en dos ocasiones y le causó una desviación del tabique nasal y también una contusión en el maxilar derecho cuando vio que ella había retirado varios lazos amarillos.

El relato incluido en la denuncia, facilitado por Ciudadanos, asegura que la mujer paseaba con sus tres hijos menores de edad y su marido —militante del partido— por la acera del paseo de Pujades cuando ella y su marido retiraron algunos lazos amarillos que había colocados en la verja del parque.

Fue entonces, cuando un hombre que caminaba por la misma acera del Passeig de Pujades empujando a una señora en silla de ruedas les increpó por retirar los lazos y amenazó con llamar a la policía. El marido de la denunciante contestó que tenía tanto derecho a quitarlos como a ponerlos y le invitó a realizar esa llamada.

La agredida, que es originaria de Rusia, se dirigió a sus hijos en ruso para decirles que se iban a casa pero, de acuerdo a los hechos que la mujer denunció, el hombre volvió a dirigirse a ella gritando improperios como “extranjera de mierda”, “vete a tu país” y “no vengas a joder la marrana aquí”. Como ella no contestaba, él volvió a gritar: “Contéstame”, a lo que ella respondió: “Sí, soy rusa y también soy de aquí”. Según la denunciante, le dio un golpe en el lado derecho de la cara, haciéndola perder el equilibrio y caer al suelo, y al incorporarse se volvió a abalanzar sobre ella dándole puñetazos en la cara y otras partes del cuerpo y haciéndola caer de nuevo.

Por su parte, los presuntos agresores también presentaron una denuncia sobre lo ocurrido ante los Mossos d’Esquadra.