• <span style="text-transform:uppercase">nuevo líder</span><i>. Simon Yates cruza el primero la línea de meta.</i>
    nuevo líder. Simon Yates cruza el primero la línea de meta.
|
09/09/2018

Nuevo final inédito en La Vuelta que en la jornada de ayer escondía un coloso, por la dureza, no tanto por la longitud, en sus últimos kilómetros. Tras una etapa nerviosa y con mucho ritmo, los favoritos llegaron juntos al pie de Alto Les Praeres, donde la carretera puso a cada uno en su lugar. Simon Yates (Mitchelton) fue el más rápido, ganador de la etapa gracias a un ataque en el último kilómetro al que el dúo de colombianos —Nairo Quintana (Movistar) y Miguel Ángel López (Astana)—, los más activos en la subida, no supieron responder, lo que permitió al británico recuperar el maillot de líder después de que Jesús Herrada (Cofidis) fuera incapaz de seguir el ritmo de los mejores en el penúltimo puerto del día.

Una vez más se formó una escapada de calidad de salida, con hombres destacados como Thomas De Gent (Lotto Soudal) o Michal Kwiatkowski (Sky), que apostaron por una victoria parcial en la jornada de ayer, pero el pelotón no dejó que la renta de los fugados superara los tres minutos, controlando en todo momento la etapa. Ante esta situación, el final parecía telegrafiado: la victoria se la jugarían los capos de la general.

Fue el trabajo del Bahrain-Merida, equipo de los hermanos Izaguirre, desde 50 kilómetros antes de meta, el que dio un empujón definitivo a la carrera. Gracias al ritmo impuesto en el pelotón, durante la bajada del Alto de la Mozqueta, con un firme peligroso y curvas de difícil trazado, el grupo de los favoritos se cortó, dejando atrás al líder y a David de la Cruz (Sky) entre los nombres importantes. También se cortó López, pero gracias al trabajo de sus compañeros conectó con el grupo de los importantes. Kwiatkowski, último de los fugados en ser alcanzado, vio truncada su aventura a cinco de meta, metros antes de comenzar el puerto.

Ahí, en las primeras rampas de Les Praeres, Rudy Molard (FDJ) lanzó a su compañero Thibaut Pinot, siempre ambicioso, pero el francés vio pronto que el puerto era demasiado duro y regresó al grupo. Steven Kruijswik (Lotto-Jumbo) fue el siguiente en intentarlo, pero el empuje del neerdanlés tampoco fue suficiente ante el ritmo de Quintana y López. El colombiano de Movistar demarró una y otra vez, intentando dejar de rueda a su compatriota, pero no lo logró. Entre tanto, llegando desde atrás, y ya en el último kilómetro, tras el único descansillo del puerto, Yates lanzó un ataque que terminó siendo definitivo y que le sirvió para recuperar el liderato y vencer en la etapa, por delante de López, Alejandro Valverde (Movistar), Pinot y Quintana.