• <span style="text-transform:uppercase">ONCE INICIAL</span><i>. Jugadores titulares en el partido del Linares Deportivo ante el CS Puertollano CF en el Linarejos.</i>
    ONCE INICIAL. Jugadores titulares en el partido del Linares Deportivo ante el CS Puertollano CF en el Linarejos.

Una jornada festiva. En eso se convierten los partidos que juega el Linares Deportivo en casa, más si en ellos se compite por alguna copa y, en esta ocasión, el punto de unión fue el trigésimo segundo Trofeo Ciudad de Linares.

Un encuentro único en el que el equipo azulillo brilló con luz propia y en el que terminó con una victoria por un claro marcador de cinco a cero ante el CS Puertollano CF, un rival que es compañero de categoría, solo que juega en el grupo decimoctavo. Los de Juan Arsenal salieron al terreno de juego con las pilas cargadas y con una motivación extra gracias a la victoria conseguida ante el Real Jaén el pasado miércoles, donde ganaron el Trofeo del Olivo. De esta forma, el partido se inició con un cuadro local que dominó y protagonizó varios acercamientos con peligros. De hecho, tan solo a los cinco minutos de juego, Chinchilla hizo el primero para el Linares y, un minuto después, Chendo marcó el segundo con una chilena. Con este comenzar, no es de extrañar que en la primera parte predominase el dominio azulillo, a pesar de que el Puertollano contó con un par de ocasiones de peligro. Pero los azulillos estaban dispuestos a lucirse esa noche y el tercero llegó de la mano de Pablo Ortiz al cumplir la media hora y, a falta de dos minutos para el final de la primera parte, Chendo, tras una jugada de Iván Sales, marcó el cuarto de la noche. Y con el resultado a favor del Linares por 4-0, se llegó al descanso.

En la segunda parte, los de Arsenal se limitaron a administrar la cómoda ventaja obtenida en la primera. El técnico hizo numerosos cambios para dar minutos de juego a los hombres que tiene a su disposición. La intensidad bajó de manera notable. Sin embargo, en el minuto 81 Pedro Beda transformaba un penalti sobre Chendo Alarcón. Esto llevó el júbilo a la grada, en un final pletórico de fuerza para el vistoso choque.