|
09/12/2018

U equipo que causó una excelente imagen pese a la derrota en el partido de ida de cuartos de final de la Liga Europea-Ettu Cup femenina. El Tecnigen-CTM Linares perdió por 1-3 ante el Grand Quevilly de Francia en el partido de ida de cuartos de final jugado en la sala Felipe VI de la ciudad ante más de trescientas personas, que le dieron un gran colorido al compromiso. El líder de la Superdivisión española, que ha ganado los nueve partidos que ha disputado en la competición nacional, ofreció una excelente imagen ante el cuadro francés, que hace dos años, en 2016, lo elimino en los octavos de final. La tailandesa Orawan Paranang logró el único punto del Tecnigen al imponerse a la china nacionalizada croata Tian Yuan, mientras que la rumana Roxana Itastre y la española Paula Bueno perdieron con Galia Dvorak y la china Sun Jiayi, respectivamente. Tian Yuan regresó a Linares después de haber militado en el representante hace tres campañas en la máxima categoría. En el último compromiso de la jornada continental, Orawan Paranang sucumbió contra Dvorak, que estableció el 1-3 en el marcador después de imponerse por la mínima (2-3) en un partido con alternativas y que levantó al público de sus asientos. Esteban Rodríguez estaba orgulloso de sus jugadoras. “Se completó un gran partido y ofreció una imagen arrolladora. Es la primera derrota de la temporada y es para estar contentos, aunque sabemos que lo tendremos complicado en el compromiso de vuelta”, dijo el presidente del CTM Linares. La derrota en Europa se compensó con la novena victoria consecutiva en la Superdivisión. El Tecnigen sigue líder e invicto en el torneo femenino después de superar por 4-2 al Irún Leka Enea, conjunto al que le tiene tomada la medida porque lo superó en los octavos de final de la Ettu Cup. En esta ocasión, en el partido de Liga disputado en viernes, los puntos los lograron Orawan Paranang (2,5) y Roxana Itastre (1,5). Paula bueno perdió contra la rumana Iona Tecla e Itastre sucumbió contra la asiática Chia Chin Lin. La primera vuelta enfila su recta final y las linarenses tienen dos compromisos pendientes, contra el Santa Eularia y el Suris Calella, un rival directo para aspirar a los puestos de privilegio. La meta pasa por concluir campeón de invierno y después continuar el sueño en la segunda fase.