• ARTE. <i>Julián Bujaldón crea uno de sus personajes a partir de un playmobil.</i>
    ARTE. Julián Bujaldón crea uno de sus personajes a partir de un playmobil.
|
05/09/2018

Un playmobil de Martín Lutero despertó el recuerdo de la infancia de Julián Bujaldón, un pastelero guarromanense de 29 años que revivió a su niño interior el día que volvió a coleccionar este tipo de muñecos, de los cuales ahora posee más de medio millar. “Desde pequeño, jugaba con ellos, pero empecé a adquirirlos de manera más continua hace casi dos años. Compré el primero con la celebración del aniversario de la Reforma Protestante. Fue una edición especial”.

Sin embargo, Bujaldón fue más allá y se percató de que el grupo Brandstäter, encargado de fabricar estos juguetes, no diseñaba algunos modelos fuera de sus estándares, por lo que él mismo se atrevió a dar un paso más y conseguir los personajes que quería. “Comencé a customizarlos para hacer diseños propios. En mi infancia, pintaba Warhammer, es decir, miniaturas de un juego de estrategia ambientado en un futuro distópico. Tenía algunas nociones de pintura. Eso me dio algo de experiencia para, de mayor, hacer lo mismo con los playmobil. Vi que no habían, por ejemplo, estatuas de piedra. Como no lo hacían ellos, lo hice yo”, afirmó.

Tras sus primeras creaciones, y al compartirlas en redes sociales, muchos fueron los usuarios que se pusieron en contacto con él para saber qué técnicas había utilizado en cada creación. Por ello, Bujaldón decidió crear un canal de Youtube bajo el nombre de “El Playmobilizador”, pseudónimo que utiliza en Facebook e Instagram, donde se ha hecho muy popular por sus diseños. En esta línea, aseveró: “Los vídeos, al principio, fue una manera de responder a todos en lugar de ir uno a uno. Es cierto que yo no tengo idea de edición ni montaje pero, en pocos meses, vi una gran respuesta por parte del público y me planteé tomármelo en serio. He ido acumulando más de 100 seguidores al mes que, aunque parezca poco, no hay que olvidar que el playmobil no es un objeto que predomine, normalmente, entre los adultos. El primer tutorial que hice, que explica cómo transformar un playmobil en una estatua de piedra, es el que más impacto tuvo, superando las 3.000 visualizaciones en muy poco tiempo”.

El jiennense tiene claro que esto es para él una afición, no una vía laboral. Lo hace porque le gusta y los pone a la venta cuando le apetece. Durante un tiempo, recibió tanto encargos que se vio algo saturado y, antes de perder la ilusión por algo que le hace realmente feliz, prefirió tomárselo con más calma. Actualmente, y cuando quiere financiar la compra de alguna edición especial, vende aquellos diseños más demandados por los usuarios. Sus creaciones pueden oscilar entre los 10 y los 50 euros, dependiendo siempre de las técnicas usadas, los materiales facilitados y los complementos que acompañan a la imagen. “Customizar es eso, crear de lo que existe, algo nuevo. Algunos lo hacen con personajes de series o televisión. Y está genial. A los coleccionistas nos gusta mucho este juguete por su versatilidad y funcionalidad. Sobre él existen muchas temáticas y variedades”, concluyó Bujaldón.