|
09/09/2018

El romanticismo de las canciones espirituales o ceremoniales con las que el coro de cámara Tourdion emocionó a los asistentes al concierto “Sefarad en el corazón”, anoche, en el Teatro Darymelia, recordaron a la música que interpretaban los judíos españoles que se instalaron en Castilla y Aragón y adaptaron las canciones populares castellanas hasta su expulsión en tiempos de los Reyes Católicos. El mal tiempo obligó a los organizadores a trasladar el acto desde el Patio del Palacio Municipal de Cultura hasta el acogedor teatro.

El coro de cámara Tourdion formado por un grupo de amigos de la provincia amantes de la música se consolidó en 2012 con Joaquín Marchal Órpez al frente. El conjunto musical interpretó durante la noche de ayer canciones de la tradición sefardí tales como Duerme, duerme, Al una yo nasí, Avridme galanika o Morena me yaman, además de otras del Cancionero de Palacio.

Los sopranos, contraltos, tenores y bajos que componen el coro de cámara Tourdion actuaron en la última noche del año judío 5778, dándole un aire de misticismo y religiosidad a uno de los grandes teatros de Jaén. En el atardecer de hoy comenzará el Año Nuevo Judío de 5779, fecha en la que se conmemora la creación por Dios del primer hombre y la primera mujer.

El repertorio de canciones del coro de cámara Tourdion es variado con temas que van desde la Edad Media hasta el Renacimiento y el Barroco, sin olvidar versiones corales de música pop o rock. Su colaboración con la XIX Jornada Europea de la Cultura Judía organizada por el Ayuntamiento con la colaboración de la asociación Iuventa, se estrenó en el cancionero sefardí con un espectáculo reflejo de su amor por la cultura judeo española.

años de cautiverio. La música sefardí adquiere entonces sus raíces en las tradiciones musicales de las comunidades judías de la España medieval. Desde entonces, ha recogido influencias de Marruecos, Argentina, Turquía, Grecia, y de otros lugares donde se asentaron los judíos españoles después de su expulsión de España en 1492. Las letras de las canciones se preservaron pero la música en sí varía considerablemente, no es en ningún caso medieval, y se fueron componiendo a lo largo de los siglos y por diferentes culturas de todo el mundo. Al igual que en otros lugares de Oriente Medio, la música sefardí se basa en el sistema turco de makam, que a veces se traduce como “la moda” y son en su mayoría canciones que tradicionalmente cantaban las mujeres en el desempeño de las tareas del hogar, acompañadas de armonía.

“Sefarad en el corazón” pone el punto y final a un proyecto que este año tenía como tema central el “storytelling” y que pretendía dar a conocer a los jiennenses el legado de la herencia judía en Europa, a través de la gastronomía o el cine.