• DEVOCIÓN. <i>La Virgen de los Dolores a su paso por la calle Juan Carlos I.</i>
    DEVOCIÓN. La Virgen de los Dolores a su paso por la calle Juan Carlos I.

La Virgen de los Dolores, conocida también como “la del manto negro”, protagonizó,con el Cristo de la Buena Muerte, la tarde del Viernes Santo. La imagen mariana, obra de José Navas Parejo, elaborada en 1940 y restaurada en 2003 por Antonio Bernal, comenzó su desfile en la casa de hermandad ubicada junto al Ayuntamiento. El encuentro con su Hijo, en la céntrica Plaza de España, fue uno de momentos más emocionantes de la Pasión carolinense. El lugar estuvo abarrotado de gente. El trono de la Señora estrenó el bordado interno de sus bambalinas. Los acompañamientos musicales corrieron a cargo de las bandas de El Carpio (Córdoba) y de Jesús de la Columna, de Villacarrillo. El mal tiempo hizo que el desfile procesional acortara su recorrido, ya que primero cayó granizo sobre la talla del Cristo y después, la lluvia causó la vuelta a la parroquia de la Inmaculada Concepción. Por la noche, las cofradías de la Piedad y el Santo Entierro no pudieron salir a la calle, por igual motivo.