• <i>Fátima García, vicepresidenta del GEV, posa con el premio entregado por Ángel Vera, junto a Toni Pérez, Cristina Gómez, María Lozano, Pablo Rodríguez, Laura López y Alberto García.</i>
    Fátima García, vicepresidenta del GEV, posa con el premio entregado por Ángel Vera, junto a Toni Pérez, Cristina Gómez, María Lozano, Pablo Rodríguez, Laura López y Alberto García.

El Grupo de Espeleología de Villacarrillo lleva cuarenta años realizando una actividad tan apasionante como desconocida. Casi cuatro décadas dedicados en cuerpo y alma a explorar las entrañas del mar de olivos para sacar a la luz aquellos tesoros que no están visibles para el gran público. Varias generaciones de deportistas han realizado un trabajo incansable, que ha dado frutos espectaculares: más de ochocientas cavidades descubiertas, analizadas y estudiadas al detalle con vocación de servicio público y divulgación. Desde luego, estos “raros de las cuevas” están construyendo un legado extraordinario con el que están haciendo cima. Y eso son algunos de los méritos que les han hecho acreedores del Premio Jiennenses del Año en la categoría de Deportes. Porque el Grupo de Espeleología de Villacarrillo son una academia de valores. Como se encargó de recordar su presidente en el discurso de agradecimiento, lo que ellos hacen va mucho más allá de la mera actividad deportiva: es investigación, deporte, amistad, compañerismo, salud, ciencia, juventud, igualad, cultura, historia, seguridad, educación o medio ambiente. La investigación de las cavidades y la conservación de la naturaleza son los principales motores de una asociación que también destaca por su excepcional palmarés.

Acumula un laureado que incluye 646 medallas de oro; 405 platas, 292 bronces, 71 veces pódiums completos sin ceder ninguna medalla, 143 récords de España, 6 plusmarcas europeas, 4 récords del mundo, 35 copas de Andalucía, 46 de España, campeonatos de Andalucía, nacionales y de Europa... Sin embargo, lo más importantes es que la gente del GEV son una gran familia.