• <span style="text-transform:uppercase">PATRIMONIO ANDALUZ</span><i>. Antonio Marín dirige el seminario sobre gastronomía en la comunidad.</i>
    PATRIMONIO ANDALUZ. Antonio Marín dirige el seminario sobre gastronomía en la comunidad.

La gastronomía andaluza se abre paso durante los últimos años y recupera terreno hasta hacerse más fuerte desde una perspectiva de patrimonio. Esa es la idea central del curso “Calidad diferenciada del patrimonio gastronómico andaluz”, dirigida por el licenciado en veterinaria por la Universidad de Córdoba, Antonio Marín.

“Este curso es la culminación de otros anteriores en los que siempre hemos trabajado sobre temas alimentarios, pero desde otros puntos de vista. Temas como, por ejemplo, la dieta mediterránea o la calidad y seguridad alimentaria nos sugirieron tratar sobre el turismo gastronómico”, afirma Marín.

Y es que en el curso se debate y analiza la figura de Andalucía en esta materia y cómo su crecimiento es imparable en estos últimos años. Además, la actividad formativa pretendía profundizar en la mejora de calidad de diferentes productos, como puede ser el caso del aceite de oliva o el sector de la fruta y de la verdura, así como la confianza que eso supone para todos los consumidores. Antonio Marín también reflexionó acerca de cómo en ese impulso ha jugado un papel fundamental la figura de los chefs. En este caso, considera que la televisión ha ayudado bastante.

“La televisión ha tenido un impacto importantísimo en el interés despertado por la gastronomía. Por ejemplo, yo que tengo nietos, veo que todos ellos entran a la cocina a preparar sus propios platos y se atreven a hacerlo por su cuenta. Hay un gran interés por parte de muchos cocineros y personal del sector de la restauración por mejorar y retrotraerse a platos tradicionales. Pero se busca una mejora no solo en la forma de presentar los platos, sino también de tratar los alimentos en la cocina”, explica el presidente de la Real Academia de Ciencias Veterinarias de Andalucía Oriental. Por último, también agradeció a la Universidad Internacional de Andalucía el hecho de que ponga ese espacio para un curso que, puntualiza, le ha dejado satisfecho por el gran interés mostrado.

“Yo estoy muy contento porque siempre he tenido una estrecha vinculación por el control alimentario y se nota”, apunta Marín.