• REACCIÓN. <i> Susana Díaz, la presidenta de la Junta.</i>
    REACCIÓN. Susana Díaz, la presidenta de la Junta.
|
24/08/2018

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, exigió al PP que rectifique su posición “desalmada” ante el reparto de los menores extranjeros no acompañados (MENA) que están llegando a las costas andaluzas, y que han aumentado en los últimos meses ante la incesante llegada de personas en pateras, toda vez que reclamó que haya acuerdo entre todas las comunidades autónomas porque “algunos no pueden seguir mirando a otro lado”.

En una entrevista concedida a Europa Press Televisión, Susana Díaz explicó que a principios de año su gobierno mantuvo muchas reuniones “a todos los niveles” con el Ejecutivo de Mariano Rajoy “y durante muchos meses se estuvo trabajando en lo que se sabía que iba a pasar” pues, como reveló, el anterior ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, “le comunicó al Gobierno andaluz que este año llegarían a las costas españolas más de 30.000 personas”.

“Como lo conocían tenían que haber puesto medidas sobre la mesa, medidas en origen, en el ámbito de la UE para trabajar tanto con Marruecos como Argelia y combatiendo a las mafias en Libia, y con la previsión de lo que pasaría”, afirmó antes de recalcar que las costas andaluzas son parte de las costas españolas y, por tanto, también son europeas. En este marco, recordó que la competencia del Ejecutivo autonómico es atender a los Mena y que para eso incrementó este año en 1.100 las plazas para acogerlos.

Así, explicó que le pide al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez, lo mismo que reclamó en su día a Rajoy, “que tiene que haber un reparto de la responsabilidad entre todas las comunidades autónomas porque a las personas que llegan a las costas españolas tenemos que atenderlas entre todos”, mientras censuró que “algunos desalmados han mirado a otro lado” en materia migratoria.

Susana Díaz concretó que el 40 por ciento de los niños sin compañía que llegan se atienden en Andalucía, de ahí que haya solicitado actuaciones al Gobierno central porque la inmigración es una competencia estatal y, además, “nadie puede decir a estas alturas del año que esto no se sabía porque lo sabían desde primeros de año y así nos lo trasladaron al Gobierno andaluz”.

Insistió en que tiene que haber acuerdo con todas las comunidades, “no creo que algunos puedan seguir mirando para otro lado, e incluso el PP tendrá que rectificar la posición de sus presidentes en la última Conferencia Sectorial, cuando dijeron que no querían ese reparto entre todos de los Mena”, afirmó.

La presidenta ha confiando en que, en la atención a los niños, “nadie mirará hacia otro lado” porque en este asunto “tiene que contribuir todo el mundo de manera responsable y colectiva” porque “no se trata de ser solidario con Andalucía sino que es una responsabilidad compartida de todos”, añadió.