• DECLARACIONES. <i> La presidenta de la Junta, Susana Díaz, responde las preguntas de los periodistas.</i>
    DECLARACIONES. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, responde las preguntas de los periodistas.
|
28/08/2018

La presidenta de la Junta de Andalucía criticó ayer “la demagogia” del PP en relación a la cuestión migratoria puesto que antes de su salida del Gobierno central conocía las previsiones de llegada de personas a las costas andaluzas este verano, al tiempo que incidió en que la respuesta ante este fenómeno debe ser “responsabilidad de todos”, es decir, de las distintas administraciones y también de las comunidades autónomas.

A preguntas de los periodistas en San Juan del Puerto, Díaz reprochó al PP y a sus principales líderes políticos que quieran “hacer demagogia” con este tema, en el que a su juicio, se han pasado “muchas líneas”.

En este sentido, la presidenta andaluza recordó que cuando se lleva a cambio un cambio en el Ministerio, como sucedió con la llegada al Gobierno del PSOE, “el ministro saliente no solo le entrega el maletín al que llega”. Díaz apuntó que en su día el Gobierno central ya trasladó a Andalucía que la previsión era que llegaran unas 30.000 personas a la costa andaluza y, por tanto, española.

Ante esto, se mostró convencida de que el Ejecutivo de Rajoy en su momento tendría, con motivo de esta cifra, una planificación, unas medidas previstas, “una manera de actuar en una crisis migratoria”.

Por ello, Díaz indicó que Pablo Casado o el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, son “unos irresponsables” porque “ellos hasta hace unos días tenían la responsabilidad” y “conocían qué iba a pasar este verano”.

Por su parte, defendió que “las personas que llegan a Andalucía tienen que ser responsabilidad de todos”, al tiempo que apuntó que la política de migración y el tema de Exteriores son competencia del Estado. De este modo, recalcó que Andalucía “no ha dejado de atender a un solo niño” de los que llegan a la costa, de manera que atiende al 40 por ciento del total de los menores que arriban a la costa española.

La presidenta afirmó que tiene “que haber responsabilidad por parte de todas las comunidades autónomas para atender a los menores no acompañados que llegan y con los recursos adecuados”.

En esta misma línea, apostó por que hubiese “coordinación por parte de los países de la Unión Europea, coordinación con Marruecos y Argelia”, además abogó también por “combatir a las mafias, fundamentalmente, que trabajan desde Libia traficando con seres humanos”.

Según informó, “muchos de esos niños y mujeres son carne y cañón para esas mafias”, por lo que, además, hay que “trabajar en origen para combatir esas mafias y para evitar que esas personas se jueguen la vida en el mar Mediterráneo, y que éste no sea un mar de dolor”.

En su opinión, “la Unión Europea no puede mirar hacia otro lado; hay que aprender de los errores del pasado y compartir la responsabilidad con los países del Sur”.