Lo mejor de la provincia se resumió anoche en el pabellón exterior de la Ifeja, donde Diario JAÉN entregó sus Premios Jiennenses del Año 2017 a ocho trayectorias ejemplo de excelencia, esfuerzo, solidaridad y un sinfín de valores que hicieron de la Gala una cita inolvidable.

El periódico se volcó para que la velada dejase un recuerdo perenne en la memoria de sus protagonistas y de una sociedad ampliamente representada que aplaudió a rabiar y se contagió de positividad. David Navarro, otra vez, dinamizó la noche con su chispa, que sacó carcajadas hasta al más serio.

Y es que la alegría no podía faltar en una celebración de la idiosincrasia provincial desde ámbitos tan diversos como convergentes. Alegría... y emotividad, que desde que los altavoces amplificaron las efusivas palabras del director de Diario JAÉN, Juan Espejo, y de su presidente, Eleuterio Muñoz, los pulsos se aceleraron. Stevia del Condado, Riff Producciones, el Grupo de Espeleología de Villacarrillo, el Colegio Oficial de Enfermería, la marca turística Jaén, Paraíso Interior y “Edad Dorada-Mensajeros de la Paz” —también Popular del Año— encarnaron el espíritu de una tierra que se engrandece gracias a su labor. Con sus mejores galas, los asistentes disfrutaron también del glamour de la actriz Natalia Verbeke, que recibió, deslumbrante, el Premio Especial Jaén, Mar de Olivos. Ni siquiera faltó algo tan de aquí como una verbena; eso sí, mundialista, que España debutaba en el Mundial. La Gran Rockset, incombustible, dejó claro que no hay público que se le resista. Noche maravillosa y colofón de de fuegos y versos aceituneros.