• ARRANCADO. <i>Dos trabajadores se preparan para el traslado de uno de los árboles de la plaza. </i>
    ARRANCADO. Dos trabajadores se preparan para el traslado de uno de los árboles de la plaza.

La obra de la Plaza Deán Mazas está aprobada desde principios de año, publicado el proyecto, adjudicada, y ahora es cuando la izquierda radical se acuerda de protestar. Es curioso que haya más gente de otros municipios de la provincia que de la capital en los actos organizados por PSOE y Podemos”, aseguró, ante los medios, la teniente de alcalde y concejal de Servicios Técnicos Municipales e Imefe, Rosa Cárdenas. Fue en una rueda de prensa que no estaba anunciada en la agenda de ayer y se trató de la primera ocasión en que, una vez comenzados los trabajos en este entorno, algún miembro del Gobierno local defendía la intervención. Apenas doce horas antes de esta comparecencia exprés, la Policía Local desalojó la plaza e identificó a la decena de personas que, convocados a través de las redes sociales, se habían reunido para echar la noche allí y, de esta forma, evitar que se reanudaran los trabajos. Para evitar nuevos intentos de boicot, la responsable municipal avisó de que se mantendría la vigilancia policial y el precinto a la zona de obras.

Rosa Cárdenas se amparó en que la reforma cuenta con el visto bueno de la Junta de Andalucía lo que es una prueba de que cumple con todas las garantías, ya que dejó claro que la Administración autonómica no duda en paralizar obras municipales si tiene la más mínima duda. “El único afán del PSOE y Podemos es paralizar cualquier inversión que se haga en la ciudad. Dijeron no al centro comercial, no a la peatonalización, no al arreglo de la Plaza del Pósito, no al arreglo de las calles, no a que exijamos inversiones a la Junta de Andalucía. No quisieron que se celebrara el Lagarto Rock y el World Padel Tour”, argumentó, indignada.

“La señora Cárdenas usa términos añejos, de la derecha recalcitrante, propios de otras épocas y en sintonía con un escaso sentido de la democracia. Minusvalora a los jiennenses, de los que debe pensar que no tienen o no deben tener criterio propio para opinar sobre esta obra”, reflexionó la concejala socialista, María del Mar Shaw, tras conocer las declaraciones de Cárdenas. “Están nerviosos y preocupados, y no es para menos, porque la única obra que hacen en un año y resulta que no es aceptada, ni pedida ni querida por la gente”, insistió la edil del principal partido de la oposición municipal.