• FACEBOOK. <i>Captura del vídeo grabado por el alcalde, Javier Márquez, y publicado en su cuenta de la red social. </i>
    FACEBOOK. Captura del vídeo grabado por el alcalde, Javier Márquez, y publicado en su cuenta de la red social.

Un minuto y 38 segundos de un vídeo de Facebook sirvieron al alcalde y candidato a la reelección, el popular Javier Márquez, para anunciar un proyecto de calado que se ejecutará en uno de los edificios más queridos por los jiennenses, el Teatro Darymelia. En su entrada en la red social, a la que cada vez intenta sacar más partido el político del PP, el máximo responsable municipal anuncia obras en el espacio escénico, una remodelación que conlleva un importante cambio que supondrá que el patio de butacas pueda replegarse. “Hemos tomado la decisión de hacer una inversión importante. Vamos a arreglarlo, pero no vamos a modificarlo ni a cambiarlo estructuralmente en nada, pero sí lo vamos a dejar todo nuevo”, aclara en una escueta intervención, grabada sobre el escenario, en la que desliza la que, a espera de conocer más detalles, la clave del proyecto, que contempla que las butacas que se instalen se podrán recoger cuando sea necesario.

La idea hará que el teatro se pueda convertir en una sala de conciertos y, en concreto, como espera Márquez, “para grupos noveles y para los amantes de la música en directo en salas pequeñas”. El Darymelia puede sacar a relucir una faceta a la que los jiennenses no están acostumbrados, ya que, además de para actos infantiles, zarzuelas, obras teatrales o actos benéficos, puede ser caja de resonancia para conjuntos de pop o rock, como ya lo fue Alis, el pasado febrero, o Nacho Vegas, hace ya más de una década. Eso sí, en estos casos, se trató de conciertos más íntimos, para un público sentado, un formato que no es el que se busca con la innovación presentada por el jefe del Gobierno local. “El Teatro Darymelia es un signo de identidad de nuestra ciudad. Todos y cada uno de nosotros ha asistido a su patio de butacas para poder ver alguna obra de teatro, concierto, incluso cine, mi primera película la vi allí (Marcelino, pan y vino, confiesa el regidor). Es por ello que desde el Ayuntamiento vamos a iniciar una remodelación de sus instalaciones para convertirlo en epicentro del panorama cultural de Jaén”, aclara. Se trata de un guiño a la hostelería de la zona, que, en más de una ocasión, criticó a la Administración local por los problemas para disfrutar de música en la calle y organizar conciertos en la capital o, últimamente, por las obras en el Deán Mazas o el plan de peatonalización. El proyecto en el Darymelia se desvela sin que se hayan acallado las críticas por el poco lustroso estado que presentan los aledaños del Teatro Infanta Leonor que se inauguró hace una década con la idea de ser un revulsivo para contribuir a que el barrio de La Magdalena sea un gran polo turístico.

El Teatro Darymelia, ubicado en parte de los terrenos del antiguo palacio del Condestable Iranzo, fue construido como cine y debe su nombre a la combinación de los nombres de las dos hijas de Justino Flórez Llamas, el arquitecto que lo pergeñó, Daría y Amelia. La construcción comenzó en el año 1922 y terminó en 1927. En los años 1980 sufrió una remodelación en la cual se cambió la entrada principal de la calle Maestra a la Plaza de la Audiencia y fue entonces cuando dejó de ser un cine y pasó a ser un teatro. Entonces cambió la orientación de la sala y del escenario. En 1992 se sometió el edificio a una gran restauración que dirigió Isicio Ruiz Albusanc, que se encargó de vaciar el antiguo cine, con la idea de dar más vistosidad a la entrada principal, único resto del edificio original, de estilo regionalista decimonónico.