Trabajos intensos para que la situación vuelva a la normalidad cuanto antes. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, responsable del servicio en alta, mantiene en marcha las tareas de urgencia para rebajar el nivel de trihalometanos y de cloro residual, de manera que quede dentro del límite que la vuelva a hacer potable. El objetivo es que se logre cuanto antes. Alcaldes de la comarca consideran que, como en 2014, la restricción, vigente del viernes, dure cuatro días o cinco días, de manera que, en principio, para el martes podrán beberse el caudal que sale de los grifos.

Los trihalometanos son unas sustancias que se forman en el proceso de potabilización del agua al reaccionar la materia orgánica que contienen con el cloro. El volumen generado depende de la suciedad disuelta en el líquido después de la eliminación de la carga orgánica existente antes de la potabilización. Los parámetros actuales fijan, desde 2009 el límite en 100 microgramos de la sustancia nociva por cada litro —esta semana se alcanzaron picos de 111—, aunque antes el umbral de seguridad era mucho mayor, de 150.

El problema de abastecimiento afecta a más de 18.000 personas, la mayor parte de la comarca de El Condado. Se trata de los municipios de Arquillos —incluido el núcleo de El Porrosillo—, Navas de San Juan, Montizón —con las pedanías de Aldeahermosa y Venta de los Santos—, Sorihuela de Guadalimar y Chiclana de Segura —con los anejos de Los Mochuelos, Camporredondo y Campillo—. aldeas de Camporredondo, Campillo y Los Mochuelos. Escapan de la situación por abastecerse del pantano del Guadalmena y no del Dañador, Vilches y La Porrosa, en término de Chiclana de Segura.

Mientras se recupera la potabilidad del agua, la empresa Somajasa ofrece camiones cisterna, aunque una parte de la población recurre para surtirse a fuentes o a garrafas adquiridas en supermercados. Los vehículos recalan en Montizón (Calle Doctor Rey Martínez), Aldeahermosa (Plaza Carlos III), Venta de los Santos (Plaza Carlos III), Chiclana de Segura (Trascastillo y Residencia de Ancianos), Campillo (calle Antonio del Collado León), Camporredondo (calle Doctor Palanca), Los Mochuelos (calle Antonio Machado), Arquillos (Plaza del Condado) y El Porrosillo (calle Purísima Concepción). En Sorihuela se hallan en la calle Villanueva del Arzobispo, la Avenida Juan Carlos I, la Plaza Los Caños y la residencia; en Santisteban, en la Plaza del Olivo y la calle Artillero Cabot), en Navas, en la calles Parada de Autobuses y Blas Infante y la Plaza Domingo Álvarez y en Castellar, en las plazas del Oeste y del Olivo y la calle San Benito.