• <span style="text-transform:uppercase">niñera. </span><i>Una abuela lleva de la mano a su nieto. </i>
    niñera. Una abuela lleva de la mano a su nieto.

La convergencia con Europa, aunque todavía no haya sido alcanzada, está más cerca en cuestiones como las infraestructuras y los servicios que en otros ámbitos, como conciliar la vida laboral y familiar. Solo hay que preguntar en muchas casas jiennenses estos días para comprobar que “adelantos” como flexibilizar los horarios y fomentar el teletrabajo, aunque esa solo durante algunos días al año, son algo raro en España y, como no, en la provincia, al igual que favorecer la organización de actividades extraescolares y la apertura de los centros, fuera del horario lectivo. El curso en el primer ciclo de Infantil, hasta los 3 años, ya está en marcha, las guarderías públicas abren de lunes a viernes todos los días no festivos del año, excepto el mes de agosto, en horario ininterrumpido de 7:30 a 17:00 horas y, en el caso de que oferten el servicio de taller de juegos, hasta las 20:00 horas. Las privadas tienen horarios similares. Pero la actividad académica, en el segundo ciclo de Infantil, no comienza en los centros gestionados por la Consejería de Educación hasta el próximo lunes, día 10. La consecuencia de este desfase es que, en esta semana en la que la mayoría de padres vuelven al trabajo, hay chiquillos que ni pueden ir aún a clase y que ya son mayores para la guardería. ¿La solución? O se tira de cartera para que los pequeños disfruten de actividades específicas, siempre que haya plazas y presupuesto para ello, amén de coincidencia de horarios con el tajo, o se recurre a la familia, sobre todo a los abuelos, para que hagan de niñeros mientras acaba la jornada laboral. “Yo soy autónoma, así que, en esta semana, que es una locura, al igual que ocurre a finales de junio, reduzco la actividad y así nos organizamos. Dejo de hacer cosas en mi trabajo, pero, al menos, solucionamos la situación”, argumenta una madre que, aunque con trabajo, no tiene que fichar a una hora concreta.

“Somos abuelos con sus nietos, estamos aquí en Jaén de visita, porque todos los padres están trabajando”, explican tres parejas de jubilados que pasean por la calle San Clemente. “Nos gustaría que se contará con los padres y madres para organizar los horarios escolares, sobre todo, en junio y septiembre”, deja claro el presidente de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Fampa) Los Olivos, Pedro Ángel Delgado Alcudia. La postura de la entidad que representa en la provincia es la misma que la confederación nacional. Y, mientras las administraciones les hacen caso y no, “Los Olivos” reclama que la organización de escuelas de verano sea sencilla, sin demasiadas compilaciones legales, puesto que, como recuerda, en muchos casos, se ponen en marcha gracias al esfuerzo de voluntarios. “Es posible ponerlas en marcha, pero, a veces, se introducen ciertos cambios normativos que dificultan poner en marcha experiencias de este tipo”, argumenta. No obstante, como razona, el quid de la cuestión es otro, consiste en hacer posible un cambio más profundo en la sociedad. “No queremos que los niños se críen en los colegios, con el horario de siete y media de la mañana a seis de la tarde ya es más que suficiente, el objetivo es tanto los responsables políticos como los empresarios hagan posible que la organización del trabajo esté acorde con los horarios escolares, para, de esta forma, lograr la conciliación real”, sostiene el presidente de la Fampa Los Olivos que recuerda que solo hay que mirar como baja la natalidad para comprobar que criar y educar a un hijo no es nada fácil y que, ante este panorama, los políticos tienen que reaccionar con cambios que lo hagan mucho más sencillo.