Actualizado
sábado, 29 abril 2017
13:48
h
URGENTE

“En España, en general, se valora más al de fuera”

antonio garrido
El escritor linarense cuenta con una trayectoria plagada de éxitos. Sus novelas han sido traducidas en numerosos países y con “El Último Paraíso” consiguió alzarse con el prestigioso Premio Fernando Lara 2015 y revolucionar el continente americano. Ahora, el autor y profesor prepara los guiones de sus últimos trabajos, que ha vendido a Hollywood

Antonio Garrido es un escritor linarense cuya literatura está plagada de éxitos, especialmente en el extranjero. Sus novelas “La escriba” y “El lector de cadáveres” han sido traducidos a más de 18 idiomas, y han copado lo más alto de la tabla de ventas de Amazon en Estados Unidos. Su último trabajo es “El último paraíso”, Premio Fernando Lara 2015, recientemente, lanzado en territorio americano y que ya cosecha las mejores críticas. Ahora vuelve a Linares, su tierra, donde ha compartido un encuentro con los estudiantes del Instituto Cástulo.

—¿Cómo ha sido este regreso a su ciudad natal?

—Lo cierto es que estaba en la charla en el Instituto Cástulo rememorando mi infancia y mi juventud, y era muy gratificante volver a vivir todos esos episodios. Me aporta muchísimo porque es una vuelta a mis raíces. A los chicos les he visto muy involucrados. Me ha sorprendido que el salón de actos estuviera lleno, pero sobre todo que me han planteado cuestiones que a veces echo de menos en entrevistas profesionales.

—Es profesor de Ingeniería en Valencia. Parece un mundo opuesto. ¿De dónde sale esa faceta de escritor?

—De pequeño me aficioné mucho a la lectura y la narrativa y me inspiré mucho en la novela de Julio Verne, Walter Scott, Alejandro Dumas, etcétera. Y con cierta edad pensé en devolver toda esa pasión por la literatura que tenía dentro.

—¿Y por qué novela histórica?

—Evidentemente la influencia de los escritores está ahí. Con los personajes podemos contar hechos que en los libros de historia no aparecen. Tenemos mucho por descubrir dentro de lo que ya creemos que conocemos.

—Por ejemplo, El último paraíso no solo habla de un punto de la historia, sino de un punto desconocido dentro de la historia...

—Un hecho desconocido para los propios americanos. Así lo han reconocido ellos mismos en el periodo de preventa, en el que ya estamos número 1 de ventas en Amazon. Se conoce lo principal del crack del 29, pero no la historia de los que emigraron a la Unión Soviética.

—¿Cómo encuentra un autor estas ideas?

—Para encontrar una idea hay que descartar mil. Y una vez encontrada tienes que escarbar mucho dentro de ella. Hay que localizar las fuentes expertas. En el último caso hablé con las máximas eminencias en este aspecto, tanto en el lado ruso como el americano.

—Además del trabajo, supongo que hay que tener un punto para tener semejante éxito en Estados Unidos.

—Es complicado, porque solo se publica un 5% de autores traducidos, y hay que pelear contra todos. El trabajo y la documentación es importante, pero la clave es encontrar personajes que empaticen con el lector. Y luego la historia tiene que enganchar, no basta con que quieras saber qué ocurre, sino que lo necesites. Y que necesites saber qué pasa en la página siguiente.

—¿Cómo ve el reconocimiento que se le hace en Úbeda?

—Creo que el reconocimiento en España es dispar por desconocimiento. Quizás es necesaria una mayor difusión. Ya no en la ciudad de Linares, en España, en general, valoramos más a la gente de fuera que a la de aquí. En otros países es todo lo contrario. Tenemos que estar orgullosos porque nos lo merecemos.

—Mirando al futuro, ¿qué viene después de “El último paraíso”?

—Ahora mismo estoy involucrado en el desarrollo de los guiones de “El último paraíso” y de “El lector de cadáveres”, ya que he vendido la historia a Hollywood. En cuanto a futuras novelas, puedo adelantar que la cuarta será un viaje a la época victoriana.