Actualizado
martes, 25 septiembre 2018
17:24
h
URGENTE

Un detenido tras la agresión en grupo a tres agentes de policía

Los jóvenes implicados estaban vendiendo droga en un conocido local de ocio
  • TRIFULCA. Un agente de Policía Nacional sufrió un fuerte golpe en el pómulo por el que casi pierde la visión del ojo.
    TRIFULCA. Un agente de Policía Nacional sufrió un fuerte golpe en el pómulo por el que casi pierde la visión del ojo.

La Policía Nacional detuvo a un joven que se encontraba en un local de ocio vendiendo sustancias estupefacientes, concretamente Mdmda. Dos chicas que se encontraban allí alertaron a la policía de que un grupo de jóvenes estaban ofreciendo droga a las personas que allí se encontraban. Cuando los agentes, personados de paisano, identificaron a uno de ellos, este reaccionó con extrema violencia, siendo apoyado y participando activamente en la agresión cuatro jóvenes más. Los tres agentes heridos tuvieron que ser atendidos por los servicios sanitarios, uno de ellos por fractura múltiple de costillas.

Una patrulla de Seguridad Ciudadana fue requerida por dos chicas que manifestaron que, instantes antes y mientras ellas se encontraban en el local, unos chicos les ofrecieron droga previo pago de la misma. Ante dicha información, la policía estableció un dispositivo en el lugar tendente a la localización de los mencionados jóvenes con el fin de evitar la venta de sustancias estupefacientes en un lugar público, que se encontraba muy concurrido cuando pasaban las 05:00 horas.

Los agentes de paisano entraron en el local con el fin de verificar la información, tratando, además, de identificar al grupo de jóvenes que supuestamente se encontraban en el local ofreciendo y vendiendo droga. En este sentido, los policías observaron cómo el arrestado se aproximó a un grupo de personas intercambiando una bolsita por dinero. Tras identificarse como agentes de policía, le requirieron para salir fuera del establecimiento. Una vez en el exterior, el joven reaccionó de forma extremadamente violenta siendo apoyado por otros cuatro individuos que redujeron a los policías arrojándolos al suelo. Así, comenzaron a golpearles con patadas y puñetazos por todo el cuerpo abusando de su superioridad numérica, gritando amenazas tales como: “No vais a salir con vida”.

Ante este panorama, los testigos que se encontraban en el lugar de los hechos realizaron una llamada a la Sala Operativa del 091 alertando de que se estaba produciendo una reyerta, ignorando que las personas agredidas eran policías. Los agresores, al observar que varias patrullas de Policía Nacional y Local se aproximaban a la zona, cejaron en la agresión para darse a la fuga, siendo el cabecilla interceptado por uno de los agentes, al que opuso una fuerte resistencia y oposición, entablándose un forcejeo tras el que ambos cayeron al suelo. El policía fue golpeado y pisoteado con extrema saña en ambos brazos por el arrestado, dejando herido al agente para, posteriormente, darse a la fuga. Debido al dispositivo activado por la Policía Nacional y Policía Local, fue finalmente detenido. Las investigaciones están abiertas con el fin de detener a los otros cuatro agresores, que están plenamente identificados.

Ante este suceso, los principales sindicatos policiales denuncian de nuevo, como ocurrió hace unos meses, la situación en la que se encuentran los agentes de Policía Nacional. Tal y como manifiestan en un escrito, esto se debe, en gran parte, a la “pasividad de las administraciones públicas”. De igual manera, exigen “firmeza” ante esta situación y solicitan que se actúe contra este tipo de agresiones “con todo el rigor de la ley”. Anuncian, además, que solicitarán una reunión con Catalina Madueño, subdelegada del Gobierno.