Actualizado
viernes, 21 septiembre 2018
13:47
h
URGENTE

Rimas como arma para el debate

Alumnos del “Acel” participan en una tertulia dialógica de la mano de Rocío Cruz

Versos entrelazados para contar historias y remover conciencias. Esta es una de las actividades en la que participaron los alumnos de Secundaria del colegio Acel. La escritora linarense Rocío Cruz fue la encargada de guiar a los estudiantes a través de lo que se conoce como tertulia dialógica. Se trata de una actividad en la que surgen debates a partir de textos, que suelen pertenecer a obras muy emblemáticas, como El Quijote.

Sin embargo, Cruz utilizó los encantos que encierra la poesía y las rimas encadenadas. El aula se tornó oscura, iluminada solo con velas, para crear un ambiente que llamara a la relajación, la tranquilidad y a la más absoluta confianza entre los presentes. La autora se puso en pie y recitó un poema cargado de actualidad. Por su parte, los alumnos recibieron los mismos versos, unos días antes, para que reflexionaran sobre ellos y subrayaran lo que más atención les suscitara. Más de treinta participaron en esta actividad. Tras la lectura de Cruz, el debate no tardó en saltar dentro de esta tertulia entre los estudiantes, la profesora y la profesional de los versos. El intercambio de opinión entre todos fluyó dentro del aula.

Y es que para este debate Cruz no eligió poemas al azar, sino que escogió aquellos que llegan hasta el alma por tratar temas tales como la violencia de género, las guerras, las relaciones tóxicas, la homosexualidad, la pobreza, el hambre o el racismo, entre otros. Los alumnos del colegio Acel no defraudaron, pues hicieron gala de una gran madurez a la hora de abordar asuntos tan importantes.

Incluso alguno se emocionó, lo que demostró, según la autora de “Ámame despacio que no tengo (p)risa”, que la generación futura está “muy concienciada con temas que son vitales para la humanidad. Algunas de las reflexiones en torno a las guerras pasó por la opinión de Alba, una de las alumnas, que mostró gran incomprensión ante la “pasividad” social sobre este asunto. “Cuando se produce un atentado en Francia o España todos sienten mucho dolor pero no nos damos cuenta de que en otros lugares del mundo esto es el pan de cada día”, argumentó Alba acerca de un tema que le evoca un sentimiento muy especial y sobre el que está muy sensibilizada.

“Las tertulias dialógicas sirven para que los chicos dejen atrás los prejuicios, abran su mente y sean capaces de reflexionar sobre este tipo de asuntos”, señaló Cruz al mismo tiempo que se mostró más que satisfecha por el resultado que obtuvo este debate entre poesía, la suya y la de otros clásicos que salieron a escena, como Gustavo Adolfo Bécquer, a través de su obra “Rimas y leyendas”. En esta línea, los alumnos hablaron sin tapujos acerca de la violencia machista, sobre todo, a través de las nuevas tecnologías. Controlar el teléfono de tu pareja, su vestimenta o con quien sale es un tipo de violencia que no se puede permitir. Algo que, según sus palabras, tienen bastante claro. Reflexionaron, además, sobre los problemas con la familia o la homosexualidad. Dos temas que también suscitaron un rico debate en el que los unos aprendieron de los otros y que puso la sensibilidad a flor de piel.

En definitiva, se trató de una tertulia dialógica que hace “crecer en valores” a los más jóvenes y a los que son el futuro de la sociedad. “Si queremos construir un mundo más igualitario y justo, son más que necesarios estos debates, ya que sacan lo mejor de cada uno”, concluyó la escritora linarense para valorar la iniciativa.