Actualizado
martes, 18 septiembre 2018
12:59
h
URGENTE

Los vecinos piden otra vida para el Mercado de La Paz

Denuncias por el “avanzado estado de deterioro” del local comercial

Cinco años hace desde que el Mercado de La Paz echara el cierre, dejando “huérfana” a una barriada emblemática de Linares. Pascual Borrás es el presidente de la asociación de vecinos y lamenta el estado de un mercado que, aunque no presumía de un gran número de clientes, sí daba vida a los habitantes de la zona.

“Arreglaron los exteriores, pero lo cerraron porque la parte de abajo no estaba en condiciones para que los comerciantes vendieran. Esto hay que acondicionarlo”, incide Borrás acerca de una plaza situada en un lugar clave, ya que, aunque esté en “La Paz”, otros barrios cercanos, como “Andalucía”, “Girón” o la “Colonia del Sol”, se beneficiaban del mismo. “Como ocurre en muchos sitios, hay personas que no tienen medios para desplazarse”, lamenta un presidente que cree que el hecho de tener un mercado en “La Paz” facilitaba las cosas, sobre todo, a las personas mayores. “Ellas son las que venían, esto funcionaba y los comerciantes se buscaban la vida”, dice.

La historia del Mercado de La Paz es vasta, ya que se remonta, tal y como señala Borrás, a muchos años atrás. “Recuerdo que lleva aquí desde hace tiempo. Fue después de que construyeran todos los bloques cuando se hizo el mercado y ya había gente viviendo en la barriada”, dice el representante vecinal, quien, al echar la vista atrás, incluso recuerda que, a la hora de su construcción, hubo problemas porque encontraron agua en el subsuelo, lo que dificultó las labores de edificación del mismo. “Es una pena porque ese mercado daba mucha vida al barrio”, afirma.

REIVINDICACIÓN POLÍTICA. En forma de medida e incluida en el programa electoral del Partido Popular para las pasadas elecciones municipales, se encontraba la preocupación por el Mercado de La Paz. En esta línea, los populares contemplaban en su propuesta la rehabilitación de este enclave, símbolo para los vecinos de la barriada. Además, la formación pidió la recuperación del mismo a través de las enmiendas formuladas a los presupuestos municipales del equipo de Gobierno socialista en 2017. Desde entonces nada se ha oído hablar de este espacio, salvo lo que los propios representantes locales del Partido Popular denunciaran de forma pública a través de las redes.

“El mercado se ha deteriorado con el paso del tiempo. Los puestos siguen estando pero requieren de un arreglo”, enumera Borrás al mismo tiempo que reconoce que la parte exterior del edificio está en mejor estado. “Pusieron rampas para que las personas con movilidad reducida pudieran acceder, pero en el interior hay que pintar y arreglar muchas cosas”, insiste el presidente. En esta línea, asegura que una de las zonas que presenta peor estado es el sótano, ya que “el habitáculo, las persianas y los mostradores están muy mal”. “Todo esto necesita una intervención si queremos que el mercado vuelva a funcionar en la ciudad”, concluye.