Actualizado
domingo, 23 septiembre 2018
20:44
h
URGENTE

Los comerciantes no quieren trabajar en un aparcamiento

El Ayuntamiento se ve obligado a encontrar una nueva ubicación
  • EN CONSTRUCCIÓN. La antigua Plaza de la Fruta se convertirá en un proyecto integral de Mercado de Abastos para acoger a la actividad de los comerciantes.
    EN CONSTRUCCIÓN. La antigua Plaza de la Fruta se convertirá en un proyecto integral de Mercado de Abastos para acoger a la actividad de los comerciantes.

El aparcamiento subterráneo de la antigua Plaza de la Fruta se convirtió en la alternativa “muy provisional” que ofreció el alcalde de la ciudad, Juan Fernández, para reubicar a los comerciantes “desahuciados” del Mercado de Abastos de Santiago a causa del gran temporal para que, de esta forma, reanudaran su actividad mientras se acomete la intervención necesaria para adecuar la Plaza de la Fruta. Esta idea no ha sido muy bien recibida por los vendedores, que han rechazado de pleno esta opción. A este respecto, el representante de este colectivo de minoristas, Tomás Vico, asegura: “Este cambio no se va a producir, esto es algo que ahora mismo está totalmente paralizado”.

“Hemos llegado a la conclusión de que esta medida es más perjudicial que beneficiosa para nosotros”, dice Vico a la vez que hace hincapié en que “debe mirar por sus clientes y pensar en ellos”. Además, considera que el lugar “no está en condiciones”. “Se trata de un aparcamiento para meter coches, no personas”, asevera sobre una situación en la que no hay “opciones que no supongan poner parches y coger dinero de donde no lo hay”. “Aunque habiliten otro sitio, hay que adecuarlo y eso cuesta tanto dinero como tiempo, y no tenemos ninguna de las dos cosas”, asegura Vico que, con respecto a la Plaza de la Fruta —ubicación que se baraja como definitiva para albergar a los vendedores y que será sometida a una intervención para construir un proyecto de mercado integral para incluir nuevos servicios—, Vico afirma: “Nos han prometido que, a lo sumo, en dos meses y medio va a estar listo, es tontería entonces que estén parcheando en un lado u otro”.

Así, cuatro días después de que la cubierta del Mercado de Abastos de Santiago cayera al ceder uno de sus muros, los minoristas continúan sin ejercer su actividad. Son casi 20 familias las que, económicamente, dependían de la venta de pescado, verdura, fruta, carne y productos de todo tipo en este mercado. “Aún no ejercemos nuestra actividad”, dice el representante, que añade: “Y lo que es peor, tampoco sabemos cuando podremos volver a desempeñarla”. En este sentido, a Vico no le queda otra que “esperar que sea lo antes posible”. “Tenemos confianza en eso porque, la verdad, es nuestra única esperanza”, apunta el comerciante. “Es a lo que nos agarramos”, añade un representante al que le cuentan “lo mínimo”. “Sabemos muy poco, temo que los diferentes políticos nos dediquen muchas palabras bonitas hoy y que conforme pase el tiempo la cosa se enfríe”, subraya Vico al mismo tiempo que asegura: “Desde el colectivo de vendedores no nos vamos a rendir y lucharemos para que nuestra situación no se quede relegada en el más absoluto olvido”.

La pelota sobre la reubicación de los comerciantes vuelve a estar en el tejado municipal. La opción que ofreció el Ayuntamiento de alojar a los minoristas en el aparcamiento subterráneo de la Plaza de la Fruta no ha obtenido el beneplácito de unos vendedores que, en boca de su representante, Tomás Vico, ponen los puntos sobre las íes acerca de un lugar que “no está en condiciones”.

Aproximadamente, las obras para la habilitación de la Plaza de la Fruta tardarán dos meses. Lo que resulte de esta intervención será un Mercado de Abastos remodelado, en el que se buscará incluir un amplio abanico de nuevos servicios que le confieran el nivel de otros mercados situados en municipios similares a Linares. El Ayuntamiento pretende que, una vez ejecutado el proyecto, los comerciantes puedan ejercer su actividad allí de manera definitiva.

Todos los partidos políticos presionan al Gobierno para encontrar la solución

El conjunto de partidos que conforman el Ayuntamiento se han unido en una misma dirección, la de hacer presión e instar al Gobierno municipal socialista a encontrar una solución para los comerciantes de la manera más rápida posible. En este sentido, la líder de la oposición y presidenta del Partido Popular (PP), Ángeles Isac, exigía tanto “celeridad” como “operatividad” a la hora de trabajar en busca de las soluciones necesarias para que los vendedores reanuden cuanto antes su actividad. Un discurso muy parecido fue el que dieron Ana Manuela Jiménez y Selina Robles, coordinadora local y portavoz municipal de Izquierda Unida (IU) respectivamente. “Queremos trasladarles nuestra solidaridad y apoyo a los vendedores del mercado”, dijo Robles al mismo tiempo que insistió en que las obras de la Plaza de la Fruta se inicien “cuanto antes”. A este respecto, el líder de Ciudadanos (C’s), Salvador Hervás, anunció que su formación “arrimará el hombro” en todo lo que haya que hacer, pero que espera que sea “cuanto antes”. Por su parte, Javier Bris, portavoz de Ciudadanos Libres y Unidos (Cilus), fue más allá y exigió que se “depuren responsabilidades ante el derrumbe del Mercado de Abastos de Santiago”.