Actualizado
sábado, 17 noviembre 2018
17:18
h
URGENTE

Las “irregularidades” económicas acaparan la discusión socialista

El alcalde, Juan Fernández, defiende su honradez ante las acusaciones del partido

Fuego cruzado y las espadas bien altas entre Pilar Parra y el alcalde, Juan Fernández, acerca de las irregularidades económicas en la Agrupación local del Partido Socialista. El regidor, por su parte, defiende su “honradez” y asegura que Pilar Parra propuso destinar una partida para compensarle y evitar que algunos de los concejales cobraran más que él.

“Ahora utiliza lo que interpreté como un gesto de solidaridad para hablar de irregularidades”, lamenta, sobre una situación que, de ser así, supone todo un regalo envenenado. De esta forma, el alcalde expone cómo, en una reunión, Pilar Parra propuso destinar una partida de los presupuestos de la formación para paliar las diferencias existentes entre los sueldos de los concejales y el del alcalde, ya que, en algunos casos, los primeros eran superiores.

“Claro, ella cobra como concejal y como vicepresidenta primera de la Diputación”, subraya Fernández, al mismo tiempo que califica todo esto de una “trama que urde Pilar Parra con la necesaria complicidad de Judas Moya”, que entonces también estaba del lado del alcalde. En este sentido, el regidor explica que Luis Moya, exprimer teniente de alcalde, era el “hacedor y deshacedor” como tesorero de la Agrupación socialista.

Al hilo de este asunto, Fernández mostró todas sus nóminas desde 2013. “Esto es lo que cobro”, afirmó, acerca de unas cuantías variables que oscilan los 2.700 euros en los últimos cinco años. Un sueldo que, a juzgar por lo que expone, a Pilar Parra le parecía poco, por lo que se convirtió en promotora de una paga compensatoria para el alcalde. Algo que, según Fernández, utiliza ahora la vicepresidenta de la Diputación Provincial como arma arrojadiza para acusarlo de “irregularidades económicas” en el Partido Socialista.

“He sido víctima de una trama mafiosa”, afirma el regidor, que se atribuye la asignación de 600 euros mensuales que recibía Juan Sánchez, el expedientado junto a Fernández. “Aquí pocos trabajaban, yo me he visto solo con Juan Sánchez en las noches de pegada de carteles”, dice.

Así, el dirigente parece querer hacer a Parra coautora de los hechos que el partido le atribuye, en el caso de que sean ciertos. “Sin la firma de Pilar Parra y la mía no se podía sacar ni un céntimo del Partido Socialista”, afirma Fernández, sobre algo que la vicepresidenta ha confirmado. En este sentido, ambos tenían la firma mancomunada de la cuenta, por lo que era necesaria la aprobación de los dos para cualquier movimiento.

A pesar de esto, la secretaria de Organización de la nueva Ejecutiva local, Isabel Ergueta, indicó que cuando se hizo el traspaso de poder entre el secretario general entrante, Daniel Campos, y el saliente, Juan Fernández, en noviembre, se dieron cuenta de que existían dos cuentas. De ahí que se iniciara el expediente.

En definitiva, se trata de un cruce de acusaciones con posturas muy marcadas y bien diferentes entre sí. Parra habla de irregularidades, desde el partido se asegura que había dos cuentas bancarias y, por su parte, el alcalde considera que ha sido víctima de un “complot” para destruirlo, y que la vicepresidenta primera de la Diputación ha sido la mala de la película en esta historia.